Sin clasificar

Prepárate para el histórico eclipse total de sol de 2017

El del próximo mes de agosto será el primer eclipse total de Sol en cruzar Norteamérica de costa a costa desde 1918

Aquellos que se dedican a observar el cielo y gustan de la astronomía están de enhorabuena. De hecho ya se están preparando para uno de los mejores espectáculos celestes en casi un siglo: el eclipse total de Sol que cruzará los Estados Unidos de costa a costa atravesando todo el país. El último de estas características se produjo en 1918. Así, el 21 de agosto del presente año, millones de afortunados serán testigos de cómo el Sol se oculta tras la Luna convirtiendo el día en noche durante unos minutos fugaces.

Se prevé que el mismo comenzará el estado de Oregón y terminará en el de Carolina del Sur, siendo visible en su totalidad desde una franja relativamente estrecha de unos 110 kilómetros del territorio Estadounidense. La Luna cubrirá el Sol por completo durante aproximadamente 2 minutos y 40 segundos. En su camino cruzará varias ciudades a lo ancho de 12 estados siendo el motivo de numerosas reuniones para su observación, estudios científicos y charlas de temática astronómica.

Mientras que muchas personas se desplazarán para asegurarse de ver como por un breve momento la Luna borra completamente el Sol del cielo, los espectadores en otras partes de los EE.UU., así como el resto de América del Norte, Centroamérica y América del Sur, podrán disfrutar de un eclipse parcial. En la líneas consecutivas te contamos todo lo que necesitas saber para formar parte de este increíble espectáculo celeste.

¿Qué es exactamente un eclipse total de Sol?

Un eclipse total del Sol ocurre cuando la Luna bloquea completamente el disco solar visible, proyectando una sombra en la Tierra. Para ver un eclipse total, debes estar en la parte más oscura de esta sombra, conocida como la umbra. Si por el contrario te encuentras en la parte más clara de la sombra, la penumbra, lo que podrás observar será un eclipse parcial.

Esto significa que los eclipses sólo pueden ocurrir cuando la Luna está alineada de forma muy precisa entre la Tierra y el Sol. Tal arreglo no ocurre cada mes porque la órbita de la Luna está inclinada en relación a la de la Tierra, de modo que el disco lunar y el disco solar no siempre se cruzan.

Es más, la órbita de la Luna es a lo que en términos astronómicos nos referimos como un elipsoide de baja frecuencia, es decir, su trayectoria no es un círculo perfecto, si no que se encuentra ligeramente alargada por uno de sus flancos formando una elipse, por lo que la distancia entre la Luna y la Tierra no es constante en el tiempo, si no que se ve sometida a pequeñas variaciones. En tanto la Luna está más lejos de la Tierra, su tamaño no es lo suficientemente grande para cubrir completamente el Sol. Y así, cuando la distancia entre la Luna y la Tierra es más acusada se produce lo que se conoce como un eclipse anular, en el que el Sol no se oculta por completo tras su compañera de baile y donde el resultado se traduce en un «anillo de fuego» que rodea al disco lunar.


Vía: nationalgeographic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *