Tiempo actual

Olas gigantes: la odisea del «Stolt Surf»

Stolt Surf - antes de la tormenta

Los tripulantes del «Stolt Surf» ostentan el privilegio de haber sobrevivido a una colosal tormenta marina con olas de más de veinte metros de altura, cuya existencia no habí­a sido comprobada hasta entonces. Las escalofriantes imágenes ilustran la odisea vivida por los marinos de este buque petrolero sueco.

A la hora de proyectar un barco, los ingenieros navales calculan que deberán resistir el embate de olas de hasta 10 metros de altura, que suelen formarse en las tempestades más violentas. Sin embargo, a través de los tiempos los navegantes han hablado de olas monstruosas que duplicaban y hasta triplicaban ese tamaño; pero como muy pocos han sido capaces de sobrevivir a semejantes tormentas, y debido también a la proverbial tendencia a exagerar de los marinos, se creí­a que sólo se trataba de leyendas sin ninguna base real.

En 1977, la tripulación del «Stolt Surf » comprobarí­a de la peor manera que la leyenda de las olas gigantes era cierta. El 4 de octubre de ese año, el petrolero sueco partió desde Singapur con destino a Portland (Estados Unidos) bajo el mando del capitán Guttorm Oddenes. A los pocos dí­as de zarpar, recibieron el informe de que una fuerte tormenta se estaba formando en el rumbo que llevaban.

De acuerdo a los reportes meteorológicos disponibles, el capitán Oddenes recibió instrucciones de virar hacia el norte para evitar la tormenta. Esto no le agradó al capitán, ya que de acuerdo a su experiencia en esas aguas, el rumbo norte era el menos indicado. Sin embargo, confiando en la tecnologí­a y la pericia de la agencia meteorológica, decidió obedecer la recomendación.

El 20 de octubre, el capitán Oddenes se arrepintió profundamente de no haber seguido sus instintos, al encontrarse con un aterrador huracán justo en medio de su trayectoria. Obligado por las circunstancias, Oddenes hizo lo que ningún otro capitán de barco se habrí­a atrevido a hacer: enfrentar a la tormenta con la remota esperanza de salir indemnes de ella. Por desgracia, no tení­a otra alternativa, aunque sabí­a que la decisión podrí­a costarles la vida.

Los dí­as siguientes fueron una verdadera pesadilla para el barco y sus hombres. Karsten Petersen, un tripulante danés, cuenta la increí­ble experiencia vivida en su página web: «Era claro que no se trataba de una de esas tormentas con olas de «sólo» diez metros de altura. Por el contrario, y para nuestra sorpresa, ¡cuando las olas más grandes golpeaban contra nosotros, tení­amos que mirar hacia arriba para ver sus crestas! ¡Y eso que estábamos en la cubierta del puente de mando, a veintidós metros por encima del nivel del mar! ¡Veintidós metros y todaví­a tení­amos que mirar hacia arriba!»

La odisea del Stolt Surf

La odisea del Stolt Surf

La odisea del Stolt Surf

El relato de Petersen es para poner los pelos de punta. «En varias ocasiones, las olas nos golpearon por encima del puente de mando, a más de 22 metros de altura. Por unos segundos largos, muy largos, sólo podí­amos ver una gigantesca masa de agua de mar por las ventanillas, mientras toneladas y toneladas de lí­quido cubrí­an al barco por completo. ¡En esos momentos terribles, no sabí­amos si todaví­a seguí­amos a flote, o si nos habí­amos hundido! Milagrosamente, poco después las ventanillas volví­an a mostrar el cielo tormentoso y el barco continuaba con su batalla sobre las olas».

La odisea del Stolt Surf

La odisea del Stolt Surf

En los escasos momentos de relativa calma, Karsten Petersen consiguió tomar las fotografí­as que mostramos aquí­. Por supuesto, tampoco resultó una tarea sencilla: «Debo confesarles que tomar fotos en medio de un huracán en alta mar es casi imposible. ¡Sencillamente, no se puede ver nada! El viento que sopla por encima de las olas esparce el agua sobre el océano como si fuera un spray, formando una niebla blanquecina. Las ventanillas se empañan y todo lo que se puede sentir es un ruido ensordecedor en media de una densa oscuridad. ¡Obviamente, está totalmente descartado salir al exterior para tomar algunas fotos!»

La odisea del Stolt Surf

La odisea del Stolt Surf

Aunque parezca increí­ble y pese a las cuantiosas averí­as producidas como consecuencia de la tormenta, el «Stolt Surf» logró llegar a puerto por sus propios medios y sin tener que lamentar ví­ctimas; sólo uno de los marineros debió ser hospitalizado con algunas contusiones. Las fotografí­as tomadas por Petersen luego del incidente muestran las consecuencias del anegamiento sufrido por el petrolero, y la destrucción total de las estructuras de cubierta. El barco debió ser retirado posteriormente del servicio.

Stolt Surf - después de la tormenta

Stolt Surf - después de la tormenta

Stolt Surf - después de la tormenta

Las impresionantes imágenes de Karsten Petersen son las primeras en la Historia que retratan la acción de las olas gigantes en alta mar, aunque apenas alcanzan para comprender la magnitud de la increí­ble aventura de los tripulantes del «Stolt Surf». Tal como relata Petersen, «las fotografí­as jamás podrán recrear la impresión de haber estado allí­, justo en medio de una tormenta tan fuerte e inusual. Faltan los sonoros crujidos del barco, el aullido del viento y el estruendo de las olas al golpear sobre la cubierta, las violentas sacudidas, el agotamiento de los tripulantes y por sobre todas las cosas, la sensación de sentirse muy, muy pequeño e insignificante ante esta enorme y sorprendente demostración del poder de la Madre Naturaleza».

Stolt Surf - después de la tormenta

Stolt Surf - después de la tormenta

A partir de lo sucedido con el «Stolt Surf», la ciencia comenzó a interesarse en la formación de olas gigantes durante ciertas tormentas con vientos huracanados (atención: no deben confundirse con los tsunamis, devastadores desplazamientos de agua que se producen debido a los maremotos) y se atribuyó oficialmente a esta clase de olas la desaparición de un gran número de barcos. Según los cálculos cientí­ficos preliminares, las olas de más de quince metros de altura se formarí­an sólo una vez cada diez mil años; obviamente, el capitán Oddenes, Karsten Petersen y los demás marinos del «Stolt Surf» confirmaron por experiencia propia que esas cifras son totalmente erróneas.

23 respuestas

  1. Buenas tardes viendo las fotografias que son buenisimas como siempre todo lo que hace nuestro clima, como es posible me pregunto que semejante barco no se halla hundido es la gracia de DIOSITO, es que estan hechos estos buques muy bien o es tener suerte por favor que alguien me lo explique…Gracias a NUESTRO CLIMA por darnos tan buena informacion diariamente chau nos estamos viendo….

  2. Raúl: Además de la sensacional suerte que sin dudas tuvieron, en la página web que mencionamos en la nota Karsten Petersen asegura que la labor denodada de los ingenieros y mecánicos fue vital. Si los motores hubiesen fallado durante la tormenta, no habrí­an podido maniobrar para evitar el impacto directo de las olas y seguramente se habrí­an hundido sin remedio. Por fortuna, los motores resistieron y lograron llegar a puerto a pesar de todo.

  3. que momento!!! geniales las fotos, real testimonio de lo que han vivido estas personas, situaciones que creo, te colocan en cauce, y te permiten ver la vida de otra manera, cuando el de»arriba» te lo permite.

  4. OTRO ILUSTRATIVO YMUY BUEN TEMA TRATADO. GRACIAS SRES. DE NUESTRO CLIMA. AHORA PREGUNTO YO: ¿NO TENDRA, LO QUE PASO CON EL BARCO, ALGO QUE VER CON EL CAMBIO DE ROTACION, DEL EJE IMAGINARIO DE NUESTRO PLANETA?, PARA MI SI, PUES DE LO CONTRARIO, LAS OLAS NO PODRIAN SER TAN GRANDES.-

  5. Ecelente! las fotografí­as y la nota, me ponen la piel de gallina, realmente parece algo irreal, que pasa en una pelí­cula, pero es real, quí« valentí­a la de estos marineros y la de este fotógrafo, no entiendo cómo pudo tomar semejantes fotos, lo felicito y a Uds. también por lo que nos brindan a través de la Web. Los seguiré visitando, suerte

  6. Tomás: Lo que pasó con el barco no fue ni más ni menos que una tormenta con vientos huracanados. No hay más explicaciones.

  7. ESTIMADOS AMIGOS DE NUESTRO CLIMA BUENOS DIAS HOY SE CELEBRA EN EL MUNDO EL DIA MUNDIAL DE LA TIERRA. YO QUISIERA PREGUNTARLES CON EL PERMISO DE USTEDES A TODOS LOS QUE ESCRIBIMOS AQUI QUE HACEN A DIARIO PARA QUE LA TIERRA NO SE CONTAMINE Y ASI PODER CON MUESTRO ESFUERZO QUE LA MADRE TIERRA SIGA VIVIENDO PARA BENEFICIO DE TODOS SUS HABITANTES..CHAU SERA HASTA LUEGO AGUANTE PLANETA TIERRA A PESAR DE TODO….

  8. A todos los que estén interesados en la propuesta de Raúl, los invitamos a visitar y dejar su opinión en El atardecer más hermoso, artí­culo que publicamos hoy para celebrar el Dí­a de la Tierra.

  9. Es ezpeluznante ver la fotografí­as. Siempre conté que con mi semirrí­gido soporté una tormenta con olas de más de 3 m. de altura pero…. me transporte al ver´esta odisea y sentí­ una sensación indescriptible de asombro. Dios y el destino, quiso que estos marinos hoy cuenten su odisea. Muy buena nota!!!!

  10. Las fotos me parecen fantásticas pero mas fantástico me pí rece ese Capitán Petersen y todo el resto de la tripulación, que seguramente en ese momento lí­mite, en que estaba en juego sus vidas, mostraron presencia de ánimo y bno entraron en pánioco, utilizando sus cerebros para ver como podrí­an salir de la situación. A mi me ha tocado a bordo de un buque de nuestra armada una situación parecida, pero ni remotamente igual, olas de 7 u 8 metros en el Atlántico Sur y te aseguro que es aterrador. Por eso felicitarlos es poco, siento sana envidia por su destreza y preparación, como marinos, estos son realmente HOMBRES DE MAR, así­ con mayúsculas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *