Derecho ambiental Medio ambiente Polución ambiental

Menos contaminación acústica en los océanos, con menos barcos por la pandemia

la evidencia de una caída en la contaminación acústica submarina ha llevado a los expertos a predecir que la crisis también puede ser una buena noticia para las ballenas y otros mamíferos marinos.

En las ciudades, los seres humanos durante la pandemia de coronavirus han ofrecido un respiro al mundo natural, con cielos despejados y el regreso de la vida silvestre a las vías fluviales.

Los investigadores que examinaron las señales de sonido subacuático en tiempo real de los observatorios de los fondos marinos administrados por Ocean Networks Canada cerca del puerto de Vancouver encontraron una caída significativa en el sonido de baja frecuencia asociado con los barcos.

David Barclay, profesor asistente de oceanografía en la Universidad de Dalhousie, coautor de un artículo que revisa los fenómenos, examinó la potencia del sonido, una forma de medir el «volumen», en el rango de 100 Hz desde dos sitios, uno en el interior y otro más lejos de la costa. Encontró una caída significativa en el ruido de ambos.

«En general, sabemos que la contaminación acústica submarina a esta frecuencia tiene efectos en los mamíferos marinos», dijo Barclay. Los hallazgos de Barclay y sus investigadores se publicaron por primera vez en The Narwhal.

«Ha habido una caída constante en el ruido desde el 1 de enero, lo que ha supuesto un cambio de cuatro o cinco decibelios en el período hasta el 1 de abril», dijo el científico.

Los datos económicos del puerto mostraron una caída de alrededor del 20% en las exportaciones e importaciones durante el mismo período. El sitio del océano profundo, a unos 60 km de las rutas de navegación y en 3.000 metros de agua, también mostró una caída en el ruido semanal promedio de 1.5 decibelios, o alrededor de una disminución del 15% en la potencia, analizó Barclay. «Esto nos da una idea de la escala sobre la cual se puede observar esta reducción en el ruido», dijo.

La reducción en el tráfico de barcos en el océano, que Barclay compara con un «experimento humano gigante», ha hecho que los científicos corran para descubrir el efecto en la vida marina.

«Estamos ante un momento de verdad», dijo Michelle Fournet, una acústica marina de la Universidad de Cornell, que estudia las ballenas jorobadas en el sureste de Alaska. «Tenemos la oportunidad de escuchar, y esa oportunidad de escuchar no volverá a aparecer en nuestra vida», sostuvo.

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, cuando cayó el tráfico aéreo y de barcos en América del Norte, los investigadores estadounidenses pudieron estudiar ballenas en un océano más tranquilo, y un estudio histórico concluyó que la contaminación acústica generada por los barcos estaba asociada con el estrés crónico en las ballenas barbadas.

«Tenemos una generación de ballenas jorobadas que nunca han conocido un océano tranquilo», dijo Fournet, cuyo trabajo ha demostrado que las ballenas alteran su comportamiento de llamada en respuesta a un océano ruidoso.

Finales de abril generalmente marca el comienzo de la temporada de cruceros en el sudeste de Alaska, con los barcos atracando en Vancouver antes de dirigirse hacia el norte. Este año la crisis de salud los ha detenido.

«Lo que sabemos sobre las ballenas en el sureste de Alaska es que cuando hace mucho ruido llaman menos, y cuando pasan los barcos llaman menos», dijo Fournet.

«Espero que lo que podamos ver sea una oportunidad para que las ballenas tengan más conversación y una conversación más compleja».

Los científicos oceánicos de todo el mundo, muchos de los cuales no pueden realizar trabajos prácticos debido a la pandemia, están desesperados por recopilar datos de esta oportunidad única de escuchar.

Nathan Merchant, un experto en bioacústica del Centro para el Medio Ambiente, Pesca y Ciencia de la Acuicultura (Cefas) del gobierno del Reino Unido en Lowestoft, dijo: «Estamos en espera de ver qué dicen nuestros registros».

Cefas tiene hidrófonos para recolectar datos de ruido en cuatro sitios: dos en el Mar del Norte, uno en Plymouth y uno cerca de Bangor.

Merchant dijo que ha habido esfuerzos internacionales para coordinar el trabajo de monitoreo del ruido submarino.

«Vamos a ver cómo el coronavirus está afectando el ruido submarino en toda Europa, por lo que este trabajo fuera de Canadá será el primero de muchos», dijo.

Él y sus colegas han estado discutiendo durante mucho tiempo cómo podrían llevar a cabo un experimento para hacer que el océano sea más tranquilo, con el fin de averiguar qué beneficio tendría.

“Tenemos este experimento natural en curso. Por supuesto, es una crisis terrible, pero podríamos seguir y ver los datos para descubrir qué efecto está teniendo”.

Vía: .ecoportal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *