Ciencia Curiosidades y rarezas Desde el espacio

¿Más basura espacial?

Un misterioso objeto hallado en una playa de Seabrook Island (Carolina del Sur, EE.UU.) ha causado revuelo en las redes sociales.
 
Todo comenzó cuando una fotografía publicada en Facebook el pasado jueves por integrantes del grupo ambientalista Lowcountry Marine Mammal Network (LMMN) se hizo viral. El artefacto, que para algunos internautas parece parte de una nave alienígena, supera en altura a una mujer que aparece a su lado.
 
podría ser un fragmento de una nave de la NASA, mientras que una tercera versión apunta a que podría tratarse de un objeto arrastrado desde el fondo del océano Atlántico, donde se encuentran diversos armamentos hundidos. No faltaron quienes señalaron que se trataba de una simlpe boya.
 
El objeto parece estar hecho de concreto, pero los representantes de LMMN afirman que al tocarlo se sentía como “una espuma suave”, según The Charlotte Observer. El artefacto fue rápidamente retirado por las autoridades municipales, lo que sirvió de argumento a los partidarios de las teorías de conspiración.
 

¿Basura espacial?

También se conoce como chatarra espacial y engloba cualquier objeto artificial sin utilidad que orbita la Tierra. Cuando se lanza algo al espacio, algunos restos de la nave no regresan a la atmósfera y se quedan orbitando a velocidades que superan los ¡27.000 km/h!
 
El espectro de desechos es enorme: desde grandes restos de cohetes hasta pequeñas partículas de pintura. Un estudio reciente apunta que ahí afuera hay al menos 10.000 piezas del tamaño de 10 cm. Además, la Agencia Espacial Europea estima que un 52% de los objetos que orbitan la Tierra son naves que se han quedado obsoletas, restos de cohetes y otros objetos desprendidos durante las misiones.
 El concepto de basura espacial nació el 4 de octubre de 1957, día en el que la URSS lanzó el Sputnik 1, el primer satélite artificial. Desde entonces más de 4.200 lanzamientos han ido ensuciando la órbita terrestre. El pequeño tamaño de los restos y su alta velocidad los convierten en proyectiles muy peligrosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *