Astronomía Desde el espacio Eclipses

Lo que tenés que saber del eclipse lunar parcial del 16

Es el segundo eclipse del mes.  A diferencia del eclipse solar total del pasado 2 de julio, que tuvo al mundo entero a la expectativa, el de este martes será un eclipse parcial de luna llena en el grado 24 de Capricornio. Este evento ocurre cuando la Luna transita por detrás de la Tierra.

El eclipse lunar parcial podrá observarse en África, Europa y Asia, pero también en el sur del continente americano, incluida Argentina, aunque su visibilidad será en menor medida y solo en su fase final.

Al momento del eclipse la Tierra se ubica entre el Sol y la Luna y es el planeta que crea la sombra.  Esa separación hace que la Luna no se oculte por completo sino parcialmente.

En Buenos Aires este evento astronómico y astrológico se podrá ver a partir de las 18:30. A diferencia del eclipse solar del pasado 2 de julio, para este lunar no será necesario que las personas utilicen lentes especiales para poder observarlo.

Este fenómeno se aprecia a simple vista, sin riesgos para la visión por lo que no hay que tomar mayores precauciones.  

¿Cómo se produce un eclipse lunar?


Durante un eclipse lunar, la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna y proyecta una sombra que tapa al satélite. Para que se produzca, es necesario que los tres cuerpos celestes estén alineados y que el satélite esté en fase de luna llena. Existen tres tipos de eclipses lunares: penumbrales, parciales y totales.

En los penumbrales, la Luna es tapada por la parte de la sombra terrestre más exterior y más débil, la penumbra. Por ello, la ocultación es muy leve y apenas es perceptible.

Los eclipses parciales se producen cuando el satélite es ocultado por la umbra, la parte interna de la sombra que proyecta la Tierra. Se puede distinguir cuándo la sombra hace contacto con la Luna, aunque el fenómeno no presenta una buena definición por la presencia de la atmósfera, a no ser que se observe por un telescopio.

En los totales, la umbra oculta por completo la Luna. Dado que el diámetro de nuestro planeta es cuatro veces mayor que el lunar, su sombra también es más ancha y la fase de totalidad del eclipse puede durar más de hora y media. Además, el satélite se torna de color rojizo debido a que la atmósfera actúa como una lente que desvía la luz del Sol y filtra sus componentes azules y deja pasar los rojos. Este fenómeno se conoce como luna de sangre.

El 16 de julio, el eclipse será parcial y solo se llegará a oscurecer un 65% de la superficie lunar. El satélite no se verá rojizo, ya que ese fenómeno ocurre únicamente en los totales.

Por otro lado, para observar los eclipses lunares no es necesario ningún tipo equipamiento especial o de protección, aunque se apreciará mejor a través de un telescopio.

Finalmente, el próximo eclipse lunar que se verá desde España será uno parcial en noviembre del año que viene. También habrá uno total en mayo de 2022.

Fuente: canalnet

publico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *