El clima Salud

Llega el frío y resucitan los gérmenes en casa

A pocos días de la llegada de la temporada invernal, hay detalles dentro de casa que pueden encender alarmas, no se trata de ladrones en este caso, si no de gérmenes asociados a la llegada del frío y vale conocer algunos puntos en común para contraatacar

La calefacción, la falta de ventilación y pasar menos tiempo al aire libre son factores que determinan la incidencia de los gérmenes en la salud pero hay otros igual de importantes.

El invierno es la época del año en la que se produce el mayor número de atenciones sanitarias. Una situación que se produce principalmente por la epidemia de la gripe y a que el frío y el contraste continuo de temperaturas, entre lugares con calefacción y al aire libre, debilita el sistema inmunológico.

Estas condiciones son perfectas para que los gérmenes y algunos virus aumenten su propagación e incrementen su incidencia en la salud de las personas con respecto a otras épocas del año.

Pero además existen otros factores que determinan la transmisión de virus y la presencia de bacterias. En este época del año, debido a las inclemencias meteorológicas y a las bajas temperaturas, disminuye el tiempo de ventilación de los inmuebles y aumenta el periodo que pasamos encerrados en oficinas, viviendas, centros comerciales o medios de transporte.

Lugares que están frecuentados por cientos de personas por lo que el contacto entre un mayor número de ciudadanos puede fomentar la propagación de los gérmenes,bacterias y virus.

La medida preventiva más efectiva es la higiene de manos en el hogar y el trabajo

Así, las enfermedades infecciosas se propagan por contacto directo o indirecto con otra persona, a través del aire, por objetos contaminados, por contacto físico, por el intercambio de fluidos corporales mediante la tos y los estornudos. La medida preventiva más efectiva es la higiene de manos en el hogar, el trabajo y dondequiera que vaya.

Un lavado de manos con agua y jabón a menudo, especialmente antes de tocarse la cara es la forma más adecuada de prevenir la propagación de infecciones.

Higiene de ropa de abrigo, manos y cara

En este sentido, la higiene se convierte en un elemento fundamental para evitar contagios y enfermedades pero no solo la corporal. En invierno, muchas personas descuidan el lavado de la ropa de abrigo como chaquetas, guantes, gorros o bufandas.

Unas prendas que están expuestas en lugares públicos y que pueden entrar en contacto con cientos de elementos por lo que pueden albergar gérmenes y aumentar su propagación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *