Agua Medio ambiente

Las raíces saben dónde encontrar agua

Un estudio, realizado con ayuda de imágenes obtenidas a través de un microscopio 3D de alta resolución, ha desvelado que las raíces de las plantas crecen en dirección al agua y los nutrientes incluso antes de ser creadas como tal.

El sustrato contiene una enorme variedad de nichos para explorar por una raíz en crecimiento, que constantemente se entierra cada vez más profundo para poder encontrarlos. El más valioso de los premios que puede hallar es el agua, que localiza, por increíble que parezca, incluso antes de que la planta forme sus raices.

Así lo ha expuesto un estudio publicado en la revista Nature Plants, en el que un grupo de investigadores de la Universidad de Nottingham, Heidelberg y Goethe han observado cómo desde su nacimiento las raíces detectan el agua y se ramifican hasta desplazarse hasta la fuente, ayudando así a la principal y a otras secundarias a dirigirse a las regiones con abundantes nutrientes.

Para poder descubrirlo, Daniel von Wangenheim, investigador de la Universidad de Goethe, y su equipo situó unas raíces de Arabidopsis thalian en una solución nutritiva ubicada, con especial cuidado de dejar una parte de las raíces expuestas al libre libre para ser estudiadas con ayuda de un microscopio 3D de alta resolución.

Para su sorpresa, el equipo descubrió que se formaron casi tantas raíces laterales en el lado del aire como en el lado en contacto con la solución nutritiva. A medida que siguió el crecimiento de las raíces con cada división celular en el microscopio, se hizo evidente que las nuevas células conducen la punta de la raíz en la dirección del agua desde el principio. Esto significa que, aquellas que crecieron al descubierto, lo estaban haciendo en dirección a la placa con la solución nutritiva.

“Está claro que las plantas primero extienden sus raíces en todas las direcciones, pero la raíz obviamente sabe desde las primeras divisiones celulares dónde puede encontrar agua y nutrientes”, ha comentado Daniel von Wangenheim, resumiendo los resultados.

“De esta manera, las plantas pueden reaccionar de manera flexible a un entorno con recursos fluctuantes”, ha añadido.

Vía: elagoradiario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *