Calentamiento global Ciencia El clima El tiempo atmosférico Medio ambiente Polución ambiental

Las nubes de los aviones aumentan la temperatura global

Las estalas de los aviones contaminan tanto o más que el CO2 emitido por sus motores a reacción

Las nubes de condensación que emiten los aviones contribuyen al calentamiento global tanto o más que el CO2 que desprenden sus motores, ha determinado una investigación. El uso de combustibles sintéticos o de biocarburantes, así como volar más alto, reduciría su impacto en el clima.

Estelas de aviones en el cielo o contrails

Efectos variables de los contrails

La importancia de las estelas de condensación para el clima ha sido sólo una hipótesis recogida incluso por el  Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), pero ahora se ha comprobado científicamente con esta investigación, desarrollada por un equipo del Centro para la Aeronáutica y la Astronáutica de Alemania (DLR), dirigido por Bernd Kärcher.

El dióxido de carbono (CO2) emitido por los aviones contribuye al calentamiento climático, pero una nueva investigación ha descubierto que las estelas de condensación que los reactores dispersan cuando cruzan los cielos desempeñan un papel todavía más importante en el aumento de las temperaturas.

Las nubes que generan los aviones sólo retienen una parte de la radiación solar, al mismo tiempo que la radiación terrestre se ve limitada por la presencia de estas nubes, lo que produce el efecto de conservar el calor en las capas bajas de la atmósfera. A este proceso se le ha llamado “Forzamiento radiativo”.

Actualmente se estima que la aviación es responsable del 4% del desequilibrio de origen humano entre la energía entrante y saliente de la atmósfera terrestre. Este porcentaje se reparte aproximadamente a la mitad entre las nubes generadas por los aviones y el CO2 emitido por sus potentes reactores, con un ligero aumento a favor de las estelas de condensación, según este estudio, publicado en la revista Nature.

Efectos variables de los contrails

La importancia de las estelas de condensación para el clima ha sido sólo una hipótesis recogida incluso por el  Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), pero ahora se ha comprobado científicamente con esta investigación, desarrollada por un equipo del Centro para la Aeronáutica y la Astronáutica de Alemania (DLR), dirigido por Bernd Kärcher.

Esta investigación analizó en profundidad los mecanismos de formación de las estelas de condensación, más conocidas como contrails (unión de condensation y trails), de su duración en el tiempo y la forma en la que pueden influir sobre el clima. Ha tenido en cuenta tanto la química como la microfísica de las nubes, así como las medidas espaciales y aéreas disponibles.

Los contrails se forman cuando las plumas que se escapan de los reactores se dilatan y sus componentes se mezclan con el aire del ambiente, generalmente a partir de los 8.000 metros de altitud, si la tasa de humedad es superior al 68% y la temperatura inferior a los -39ºC.

Tanto la formación como la duración de las estelas de condensación dependen por tanto de la altitud de los vuelos y de las condiciones meteorológicas de cada momento. Por eso sus efectos varían tanto diaria como anualmente, y también si los vuelos se realizan de noche (mayor impacto ambiental) o de día, en invierno (peor para el clima) o verano.

Otro factor a tener en cuenta para medir el impacto de la navegación aérea sobre el calentamiento global es el hecho de que el CO2 permanece activo en la atmósfera mucho más tiempo que las estelas de condensación.

 

 

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Tendencia 21

Una respuesta

  1. Esas estelas son chemtrails!!! Nos están fumigando a propósito!!! nos están matando!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *