Derecho ambiental Medio ambiente Polución ambiental Vida animal

Las macabra muertes de aves y animales marinos por culpa de la indiscriminada contaminación del humano

Se trata de la fotografía de un delfín del tipo franciscana  que está en peligro de extinción que murió por hambre luego que un plástico le impidiera poder alimentarse.

El pequeño animal fue hallado en la costa de Sao Paulo, y según indicó el Instituto Biopesca de Brasil, un sello de botella plástica fue lo que no le dejó abrir su boca, llevándolo a la muerte.

Delfín muere asfixiado después de tragarse un pañal desechable. 

Cuando turistas y pescadores de la playa Bachoco advirtieron que el mamífero quedó varado en la orilla de la playa, se acercaron para auxiliarlo pero ya era demasiado tarde. Nunca antes había ocurrido algo similar en la zona. 
Según la “Fundación Aquae”, cada segundo se arrojan más de 200 kilos de plásticos a mares y océanos. 

Información proporcionada por la Coordinación Estatal de Protección Civil, dio cuenta de que el cetáceo tenía un pañal atorado entre los tiendes y la laringe. Aquella sería la principal causa del deceso del animal marino.

Muere una ballena en Tailandia tras tragarse 80 bolsas de plástico.

Ochenta bolsas de plástico han sido hallados en el estómago de un ballena piloto que murió en el sur de Tailandia tras vómitos y convulsiones, según recoge la prensa local.

El cetáceo fue rescatado tras ser avistado el lunes flotando inerte e incapaz de nadar en el canal de Songhkla pero acabó expirando el viernes por la obstrucción intestinal. Antes de morir expulsó por la boca cinco bolsas de plástico entre espasmos.

El plástico actuó como corsé y el cuerpo de la tortuga se adaptó a él. 

Aún no se llamaba cacahuete. Por aquel entonces era una cría de jicotea elegante de Misuri, Estados Unidos; un tipo de tortuga también conocido como galápago de Florida, y como buen animal semiacuático paseaba por la zona remansada de un río.
Sin embargo, algo estaba a punto de pasar. Un incidente que no tendría vuelta atrás y que la convertiría en un especimen particular.
En su merodear habitual, se enredó en uno de esos plásticos que sirven para mantener seis latas juntas.


Las aves marinas confunden el plástico con comida y por esto mueren miles cada año.


Si tuviésemos el poder de levantar el océano, seguro quedaríamos en shock al ver la cantidad de basura que se guarda en las profundidades.Las organizaciones mundiales en pro del medio ambiente han alertado sobre esta situación, pero estamos lejos de tomarla en serio. Miles de especies mueren cada año por derrames petroleros, tala de árboles o basura, y las aves de la costa no se escapan de ello. Las grandes cantidades de plástico y basura, en general, que son lanzadas al mar representan un peligro para las miles de especies que se alimentan y viven en ese ecosistema. Las aves, por ejemplo, visualizan su presa desde lo alto y se lanzan con determinación a capturarla sin prever que no es un pez, marisco o alga, sino residuos humanos.

Según un estudio de la universidad de California en los Estados Unidos, de todos los peligros que existen para las aves, el plástico es el peor. Resulta que estos desechos emiten el olor de un compuesto sulfuroso que asemejan a la comida.

De acuerdo a un estudio científico del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) de Francia, al año alrededor de 1,5 millones de animales que viven en el océano, mueren por residuos de plásticos en el mar.

Se trata de miles de aves, peces, ballenas y tortugas que están muriendo por la cantidad exagerada de plásticos que hay en el mar producto de los seres humanos, lo más grave según, Laurence Maurice, directora del IRD, es que la situación podría  empeorar.De acuerdo a Maurice,”En el Pacífico Norte, 30% de los peces han ingerido plástico en su ciclo de vida”.

En el marco de la semana del Agua, organizada por la embajada francesa en Quito, fue donde se presentaron los resultados de estudios recientes “sobre lo que llama el séptimo continente: masas no compactas de desechos plásticos que están a la deriva en los tres principales océanos”.

Así mismo, Maurice aseguró que “la (isla de desechos) del Pacífico es la más grande. Las otras son un poco menores”.

La muerte de los animales, se debe a que muchos confunden los residuos plásticos con comida y por ellos, mueren al intentar comerlos. Lo que se evidencia cuando encuentran animales muertos con trozos de plástico en el estómago.

Cabe recordar que en 2011, la Sociedad para la Conservación de los Delfines y las Ballenas (WDCS, según sus siglas en inglés) indicó que los desechos de plástico son “una amenaza mortal para delfines y ballenas porque los ingieren o se enredan en ellos”.

Vía: chileokulto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *