Ciencia Fenómenos naturales Polución ambiental Sismos

Las aguas residuales, yacimientos petrolíferos y terremotos

Según nuevas investigaciones, las aguas residuales de la producción de petróleo y gas inyectadas en los pozos podrían causar terremotos lo suficientemente fuertes como para sentirlos en la superficie.

Los Estados Unidos están experimentando un auge en la producción de petróleo y gas, así como también en el fracking, el proceso de disparar agua mezclada con arena y sustancias químicas en lo profundo de la tierra para extraer hidrocarburos atrapados dentro de la roca.

Las aguas residuales provenientes de la producción de combustibles fósiles se han asociado con temblores, ya que los productores los desechan inyectando chorros en pozos separados excavados bajo tierra.

Más terremotos

El Servicio Geológico de los Estados Unidos dice que la eliminación de las aguas residuales de la producción de petróleo y gas es la causa número uno de los terremotos provocados por el hombre en el centro y este de los Estados Unidos.

Un equipo de expertos de la Universidad Politécnica y Estatal de Virginia ahora cree que las aguas residuales, debido a su mayor densidad, pueden representar un riesgo de terremotos en los próximos años, ya que desplaza las reservas existentes de agua subterránea que mantienen el suelo estable.

Desarrollaron un modelo basado en los flujos de aguas residuales en dos estados pesados de fracking, Kansas y Oklahoma.

El equipo encontró que las aguas residuales alteraron la presión del fluido subterráneo hasta tal punto que representó un riesgo de terremoto durante décadas.

«Eso tiene algunas consecuencias muy interesantes y creo que importantes para la forma en que entendemos el peligro que representa la eliminación de aguas residuales en los yacimientos petrolíferos», dijo Ryan Pollyea, autor principal del estudio, publicado en Nature Communications.

Los temblores de magnitud 3 o mayor solían ser relativamente raros en el centro de los Estados Unidos. Pero a raíz de la vasta exploración de combustibles fósiles, su número se ha disparado desde alrededor de 20 por año en 2008 a más de 400 por año.

Un terremoto particularmente fuerte golpeó a Oklahoma en septiembre de 2016, con una magnitud de 5,6, lo suficientemente grande como para sentirse en siete estados, desde Texas hasta Iowa.

Un estudio revisado por pares, unos meses más tarde, sugirió que cuatro de los cinco sismos más poderosos de la cuenca de Los Ángeles del auge petrolero de principios del siglo XX podrían haber sido causados por la producción de petróleo y gas.

Pollyea y el equipo encontraron que los terremotos también se estaban haciendo más fuertes: en los dos estados analizados, la cantidad de terremotos de magnitud 4 aumentó 150 por ciento desde 2016, mientras que la cantidad de temblores de magnitud 2,5 se redujo en más de un tercio.

También se están haciendo más profundos

«Hemos encontrado un nuevo mecanismo para explicar cómo la presión de los fluidos causa y aumenta los terremotos en las profundidades», dijo Pollyea.

«Nuestro estudio se puede usar para mejorar los modelos de peligro para terremotos inducidos por inyección teniendo en cuenta las variaciones de la presión del fluido que se producen después de que se reduzcan o detengan las operaciones de inyección»

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *