Derecho ambiental Medio ambiente Polución ambiental

Las actividades humanas han dañado el 75% de la superficie terrestre

Tan sólo queda un 25% de la superficie terrestre libre de los impactos sustanciales provocados por las actividades humanas. Y dicho porcentaje se reduciría a un mero 10% en 2050, de acuerdo con proyecciones de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES).

“Solamente algunas regiones de los polos y los desiertos, y las partes más inaccesibles de los bosques tropicales siguen intactas”, afirmó el sudafricano Robert Scholes, uno de los coordinadores del informe temático sobre Degradación y Restauración de Tierras Degradadas dado a conocer por la IPBES el pasado 26 de marzo en Medellín, en Colombia.

Los 129 países miembros de la entidad aprobaron el documento completo y un sumario para tomadores de decisión durante la 6ª Reunión Plenaria que tuvo lugar entre los días 17 y 24 de marzo.

De acuerdo con el texto, hasta el año 2014, más de 1.500 millones de hectáreas de ecosistemas naturales se convirtieron en áreas agrícolas. Plantaciones y pasturas cubren actualmente más de una tercera parte de la superficie del planeta. “Los procesos más recientes de deforestación están produciéndose en las zonas del globo más ricas en biodiversidad”, afirmaron los autores en el texto.

De acuerdo con Scholes, puede definirse que la degradación es el proceso que lleva a un ecosistema terrestre o acuático a sufrir una declinación persistente de las funciones ecosistémicas y de la biodiversidad. “Es cuando la capacidad de sostener la vida –humana o no– de una determinada región se ve disminuida en forma persistente”, explicó.

En el informe se apunta que la expansión no sostenible de áreas dedicadas a la agricultura y a la ganadería constituye una de las principales causas del problema, que tiende a agravarse con la creciente demanda de alimentos y biocombustibles. Según los autores, el uso de pesticidas y fertilizantes se duplicaría en 2050.

[Img #50369]

Un tercio de la deforestación global del bosque tropical ocurre en el Amazonas brasileño. (Foto: Alexander Lees)

“Esos productos químicos en exceso contaminan no solamente el suelo sino también los sistemas acuáticos, y terminan por afectar a las zonas costeras. Ya tenemos centenares de áreas muertas en zonas como el Golfo de México, y esto sucede debido a la forma de manejar la tierra. Por ende, ésta es también una cuestión de seguridad hídrica y de preservación de las costas”, dijo Robert Watson, presidente de la IPBES.

Otro factor importante que ha contribuido a la degradación de los ecosistemas, de acuerdo con los científicos de la IPBES, es el estilo de vida de alto consumo de los países desarrollados, como así también el consumo creciente que se ha registrado en los países en desarrollo.

El combate contra este problema, según sostienen, pasa necesariamente por la adopción de una dieta más sostenible, con menos productos de origen animal y una mayor preocupación con los métodos que se emplean en la producción de los alimentos y demás productos consumidos.

“No estamos diciendo que la gente deje de comer carne, sino que se preocupe con el modo de producción de la misma. Y por encima de todo, hay que terminar con el desperdicio de comida. En la actualidad, entre el 35% y el 40% de lo que se produce en los países desarrollados no se aprovecha”, dijo Watson.

Para el italiano Luca Montanarella, otro coordinador del informe, es necesario hacer un esfuerzo de comunicación que ayude a los habitantes de las áreas urbanas a reconectarse con la tierra que los alimenta.

“Esperamos que la solución de problemas como éste venga de afuera; pero nosotros, como consumidores, tenemos nuestra carga de responsabilidad. Estamos dispuestos a pagar caros los celulares o las computadoras, pero queremos que la comida sea barata. Y no nos percatamos de los impactos de nuestras elecciones alimentarias, pues a menudo los mismos se manifiestan en áreas distantes”, dijo.

 

 

 

Vía: Noticiasdelaciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *