Polución ambiental

La región del volcán Hudson, luego de la erupción de 1991

Erupción del volcán Hudson (Chile, 1991)

¿Cómo se encuentran los habitantes vecinos al volcán Hudson en la actualidad, luego de la erupción de 1991, hace 17 años? ¿Podemos comparar ese evento con la erupción del volcán Chaitén? Sin dudas, existen puntos en común que permiten especular sobre lo que sucederá con los alrededores de Chaitén durante los próximos años, aunque también cabe destacar que hay ciertas diferencias de magnitud entre ambas erupciones.

El volcán Hudson, ubicado a 1650 kilómetros al sur de Santiago de Chile, se mantuvo activo durante el siglo XX, registrando cuatro erupciones durante ese perí­odo. Actualmente su cráter está cubierto por una gruesa capa de hielo, pero en los últimos meses se han reportado algunos movimientos sí­smicos que causaron algo de preocupación.

Vista aérea del volcán Hudson en la actualidad

El 8 de agosto de 1991, el Hudson entró violentamente en actividad, expulsando una enorme cantidad de cenizas volcánicas que fueron arrastradas por los vientos del Pací­fico a través de la cordillera y arrojadas a todo lo ancho de la Patagonia argentina, sobre la provincia de Santa Cruz, cubriendo un área de 150 mil kilómetros cuadrados. Se calcula que durante la semana que duró la emisión de cenizas, el volcán Hudson arrojó a la atmósfera unos 2500 millones de toneladas de materiales calcinados que se encontraban en su interior.

Las dos poblaciones más afectadas fueron Perito Moreno y Los Antiguos, ambas del lado argentino, en la provincia de Santa Cruz. Es importante mencionar que ambas ciudades están a unos 100 kilómetros de distancia del volcán Hudson, a diferencia de la ciudad de Chaitén, que está a sólo 10 kilómetros del volcán del mismo nombre.

Los efectos iniciales de la erupción de 1991 fueron devastadores. En un informe redactado por el INTA en ese entonces, se describen las consecuencias inmediatas de la erupción sobre los seres humanos y los animales: irritaciones de la vista y de las ví­as respiratorias y digestivas. Después de un par de meses, se observó en las personas expuestas a las cenizas que sus uñas no habí­an crecido y también que habí­an perdido una gran cantidad de cabello, debido a la acción abrasiva del material volcánico.

Imagen satelital de la erupción del volcán Hudson en 1991

Pero lo peor fueron los efectos sobre las especies animales y los cultivos de la región. El ganado lanar, principal fuente económica de los pobladores del lugar, sufrió el mayor impacto. Más de medio millón de ovejas murieron debido a la falta de alimentación y de agua potable, entre otros factores. El cultivo de cerezas tardí­as, otra especialidad de la zona, quedó completamente arruinado, al igual que las pasturas, debido a la saturación de cenizas en la tierra y a la contaminación de las aguas.

En algunos lugares la acumulación de cenizas fue descomunal. En las inmediaciones del volcán Hudson, la capa de cenizas tení­a un promedio de 45 centí­metros de altura, pero en ciertos sitios llegó a haber una cobertura de más de un metro de espesor. Luego de la primera semana de expulsión de cenizas, el volcán se mantuvo activo hasta diciembre de ese año.

Erupción del volcán Hudson (Chile, 1991)

Tras el desastre, los habitantes de Los Antiguos se negaron a abandonar sus hogares. Sólo las mujeres y los niños fueron evacuados a otras ciudades, mientras el resto de la gente permaneció en el pueblo para limpiarlo de cenizas. Durante seis meses, Los Antiguos se transformó en un «pueblo de hombres». La tarea fue titánica. Además de resistir durante tres años sin cosechas, la tarea de limpieza fue constante y agotadora. Finalmente, se sacaron de la ciudad más de 20 mil toneladas de cenizas en camiones y máquinas provenientes de todas partes del paí­s.

Los Antiguos (Santa Cruz, Argentina)

En 1998, siete años después de la erupción, se comenzó con la recuperación de las tierras, gracias a la asistencia de los técnicos del INTA. Aunque la ceniza no operó como fertilizante de los suelos, sirvió para mejorar las condiciones con respecto a la permeabilidad del agua y la aireación del estrato. En la actualidad, el cultivo de cerezas es todo un éxito en Los Antiguos. Se exportan más de veinte variedades diferentes, que están consideradas entre las mejores del mundo. El turismo también es una actividad pujante, especialmente durante el mes de Enero, cuando se celebra la Fiesta Nacional de la Cereza.

Del lado chileno, sin embargo, las cosas en la actualidad son algo diferentes. Como se trata de una región escasamente poblada, todaví­a se detecta la presencia de densas capas de ceniza en muchos lugares, como lo atestigua esta fotografí­a tomada por Guy Haglund en el año 2001.

Cenizas del volcán Hudson (Chile)

Desde 1998 se está llevando a cabo en las cercaní­as del volcán Hudson un ambicioso programa de reforestación. El Proyecto Aysén se propuso el objetivo de sembrar un bosque de pino oregón en un extenso territorio de unos 30 kilómetros de extensión sobre la ribera del rí­o Ibáñez, hasta cubrir una superficie total de 1800 héctareas, con resultados prometedores. En la foto vemos a los primeros árboles creciendo en medio de un terreno aún saturado de cenizas.

Plantación de pinos sobre las cenizas del volcán Hudson

A la luz de lo ocurrido tras la erupción del volcán Hudson, ¿qué perspectivas se pueden esperar para los habitantes de Chaitén, Futaleufú y Palena? En realidad, el panorama es bastante sombrí­o. En este momento, el volumen de cenizas volcánicas expulsadas por el Chaitén ha superado la cantidad que arrojó el Hudson en 1991. Por otra parte, la proximidad de la ciudad, casi sobre la ladera del volcán, es crí­tica y muy insegura, no sólo ante la emisión de cenizas sino también frente a la posibilidad concreta de una erupción más violenta.

Lo más probable es que Chaitén termine convirtiéndose en un pueblo fantasma, mientras sus pobladores son reubicados y reinstalados en una zona de mucho menor riesgo, en donde deberán comenzar con sus vidas prácticamente desde cero.

35 respuestas

  1. no entiendoo nesesito saber que ocurrio con la erupcion del volcan de hudson en chile y no entiendo un pingoo!!!!! que conchudo que sera 🙁

  2. en esperanza ,provincia de santa fe.llego a opacarse el sol y luego en los techos recogiamos ceniza que aun guardamos y fue utilizado por mis hijos en las escuelas

  3. Dato inexactos e increíble. Los antiguos y Perito Moreno no pueden juntas, estar a 100 kms del Hudson. Los antiguos, más cerca del Hudson está a 60 kms. de Perito Moreno hacia el oeste.

  4. Los antiguos y perito distan 67 kms entre si y desde Los antiguos a chile chico no son mas de 15 kms, creo. Ahora el gobierno santa cruceño que se organice bien por que tendremos mucho trabajo que hacer de logistica, dostribucion, evacuacion. entre otras cosas. la gaanderia. ojala que no sea tan violenta como el 1991.

  5. Que difícil es dar algún crédito al INTA o cualquier otro organismo del estado en este asunto. Estamos esperando aún que se haga un informe de la situación y que se recomiende que producción es viable en la zona. Se ha hecho algo en Los Antiguos pero, hasta donde yo se, nonse hizo nada en la región que se criaban ovejas. No hubo ni hay un plan de repoblamiento, no hay ayuda quitando, al menos, cargas sociales, retenciones, tampoco hubo ni hay créditos para los afectados. Hay que recordar que en la época del gobierno de Alfonsín si se acordaban de los productores laneros; en aquella época las retenciones eran del 40 PCT y, con el desdoblamiento cambiario llegaban al 60/70 PCT. Solo unos pocos años después de haberlos expoliado al máximo ocurrió lo que ocurrió y ahí sí, el interés del Estado desapareció.
    Recordemos que de las retenciones el 1,5 era para el INTA.
    Pero Argentina es así; mientras se pueda ordeñar al productor, bárbaro. Luego, el olvido, y finalmente el revisionismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *