Fenómenos naturales Huracanes

La rara trayectoria del peligroso y gran huracán Florence

Florence es un huracán de categoría 4  que va en contra de los patrones climatológicos respecto a su trayectoria. En su camino va a llevar muerte y  destrucción anunciada a zonas costeras e interior de ambas Carolinas y Virginia, estados del este de los EE.UU., que están siendo parcialmente evacuados.

La trayectoria del poderoso huracán Florence es inusual en la zona que se ha desarrollado y cómo está evolucionando.

Y es que su llegada e impacto va a ser casi perpendicular a las costa este de Norte América y penetrando en la zona continental, llevando una marejada ciclónica muy apreciable, lluvias muy intensas y torrenciales, fuertes  y huracanados vientos, inundaciones costeras y de río, así como potenciales tornados,  en zonas muy pobladas.

Imagen IR del huracán Florence y su trayectoria el 12 de septiembre de 2018 a las 03:45 UTC. CIMSS

Lo raro

Ningún tormenta tropical o huracán de septiembre comenzando en la ubicación actual de Florence ha llegado a la costa este de los Estados Unidos de la forma que lo hará Florence.

Trayectoria prevista y cono de incertidumbre, con zonas en aviso, del huracán Florence para el 12 de sept. 2018 a primeras horas .CNH/NHC

Pero ¿Por qué ocurre esto? Pues porque la configuración general atmosférica, que se lo permite, es poco común.

La trayectoria pronosticada, que se muestra y suministrada por el CNH/NHC, está guiada en gran medida por un sistema de altas presiones anormalmente fuerte que se espera que se forme en la próxima semana al norte de las Bermudas. Y está es la clave.

Esta poderosa dorsal de altas presiones, que se va a configurar, va en contra de los patrones climatológicos por estas fechas.

Trayectorias de todas las tormentas tropicales y huracanes de septiembre que pasan a menos de 161 km de la ubicación de Florencia el 7 de septiembre de 2018. Fuente Wunderground.

El huracán más cercano para acercarse a los Estados Unidos desde la posición de Florence, según Wunderground,  fue el huracán George (resaltado anteriormente su trayectoria en blanco) en 1950, pero incluso George estaba a 805 km de distancia. Hace más de 60 años que esto no ocurría.

La mayoría de las tormentas tropicales tienden a curvarse hacia el norte y, eventualmente, hacia el noreste a medida que ganan latitud y salen de los trópicos. Esto se debe en gran parte a la corriente en chorro y a sus frentes fríos asociados que barren los sistemas hacia el este y lo transforman haciéndole perder su estructura tropical (transición extratropical)

 

Trayectorias medias de los ciclones tropicales y huracanes de septiembre. NOAA

Pero Florence hace lo contrario, ya que se dirige de este a oeste en su ciclo de vida más activo.  En este sentido, no va a encontrar ningún frente frío o vaguada para empujarle y reconduzca con los flujos de los oestes hacia el este. Pero además,  necesita a algún sistema meteorológico que lo traslade hacia el oeste. Y en este caso el culpable es unos sistemas de altas presiones situado de forma anómala en el norte de las Bermudas.

El culpable: la anómala situación del anticiclón de las Azores

El anticiclón de las Azores, que típicamente se centra en el Atlántico central durante gran parte de la temporada tropical, es el sistema potencialmente culpable del desplazamiento de los ciclones tropicales que llegan desde África al Caribe.

Primero lo lleva desde África al Caribe y, posteriormente,  los traslada por las zonas próximas de los EEUU de suroeste a noreste.  Las altas presiones a menudo desvían los sistemas tropicales por su periferia y, a veces, pueden desviarlos más cerca de la tierra y de la costa.

Florence  fue desplazado hacia el oeste por el anticiclón de las Azores que se encuentra muy al norte, permitiendo que otros ciclones tropicales como Isaac y Helene puedan emigrar más al norte.

Pero  al desplazarse  hacia el norte, y en el caso de Florence, ha condicionado su trayectoria hacia el oeste,  acercándolo a la zona continental,  no hacia latitudes más altas e internándose hacia el noreste, como es normal,  lo llevará hacia la costa este de los EE.UU.

Mapas de presión en superficie y anomalías (en escala de colores y respecto a los valores medios del periodo 1981-2010) según el modelo GFS para el día 13 de septiembre de 2018  a las 06 UTC. Tropicaltidbits.com

  Algo parecido ocurre en niveles altos, 500 hPa. El chorro polar se encuentra en latitudes muy altas, no hay un frente activo que capte a Florence y lo empuje con el flujo de los oestes. Todo lo contrario, Florence se encuentra inmerso en el flanco suroeste de una potente dorsal situada al norte de las Bermudas.

Mapas del geopotencial en  500 hPa y anomalías (en escala de colores y respecto a los valores medios del periodo 1981-2010)  según el modelo GFS para el día 13 de septiembre de 2018 a las 06 UTC. Tropicaltidbits.com

Por lo tanto, estamos en una configuración anómala de los patrones del tiempo que conducen a Florence hacia su impacto directo hacia la costa este americana.  Y después, díos dirá.

Vía: Tiempo (Revista RAM)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *