Calentamiento global El clima El tiempo atmosférico Medio ambiente

La peor sequía de su historia afecta a Chile

Tras padecer años de lluvias escasas, Chile se enfrenta a a una fuerte sequía que afecta a cerca del 76% de la superficie del país. Según la Oficina de Cambio Climático chilena, la última década es la más seca que se ha conocido desde que se tienen registros.

Chile calienta motores para acoger en diciembre la 25 Cumbre del Clima (COP25) que abordará los compromisos de los países de Naciones Unidas para poner freno al cambio climático y lo hace sumido en una de las peores sequías de su historia, con un déficit hídrico del 90% en las regiones centrales.

Claudia Villarroel, jefa de la Oficina de Cambio Climático de la Dirección Meteorológica de Chile, afirma que “esta es la década más seca desde que se tienen registros”. Para la experta, el gran problema es “la duración de esta sequía que, según los parámetros internacionales, ya suma 12 años en el centro-sur del país”. Este déficit continuo, sumado a la alta demanda de agua, hacen aún más preocupante la situación, añade Villaroel. Y a esta escasez de precipitaciones hay que unir “la poca acumulación de nieve en la cordillera“, concluye la responsable de Meteorología.

Los jóvenes piden ciencia y tecnología para una justicia climáticaEn Chile, y de acuerdo a estimaciones del Ministerio de Agricultura de Chile Conaf, casi siete millones de personas y el 22% del territorio nacional están afectados por la desertificación, lo que equivale a más de 16 millones de hectáreas distribuidas en 156 comunas.

En relación a la sequía la realidad es igualmente crítica, ya que afecta al 76% del territorio del país, con una incidencia directa en 16 millones de chilenos.

La severa crisis hídrica que enfrenta el país queda reflejada en un informe del World Resources Institute, que advierte que Chile se ubica entre los 25 países del mundo que sufrirá mayor estrés hídrico para el año 2040.

Con el el 76% de la superficie de Chile hoy afectada por sequía, desertificación o suelo degradado y una “huella hídrica” diaria de 3.200 litros de agua por cada chileno, el estudio internacional muestra que la situación de Chile es tan compleja que se asemejará a la emergencia que enfrentarán países africanos como Namibia o Botsuna.

El futuro de las nieves andinas

Este contexto de crisis hídrica es relevante en un país muy favorecido por los 24.000 glaciares que posee y que representan el 82% de los que se encuentran en el continente americano. Son enormes reservas de agua dulce que hoy están en riesgo en Chile.

El estudio Radiografía del Agua, de la Fundación Chile, insiste en alertar de que 76% de la superficie de chilena está afectada por sequía, desertificación y suelo degradado y que 110 acuíferos del país se encuentran actualmente con una demanda comprometida superior a su recarga.

De acuerdo con el organismo, el 44% de los problemas hídricos del país se relacionan con una deficiente gestión del agua, mientras que un 17% es por aumento en la demanda, 14% por contaminación, 12% a una menor oferta, 6% a daño medioambiental en sistemas hídricos y 5% al aumento de desastres naturales.

Esta misma semana el Ministro de Obras Públicas de Chile, Alfredo Moreno abordaba con expertos del país en la Mesa de Obras Pública la forma de afrontar este déficit hídrico que, según ha declarado a los medios de comunicación, pasan por afrontar obras que favorezcan el acceso al agua en regiones donde escasea.

La sequía afecta al 72% del territorio del país y a 16 millones de chilenosEn este sentido ha planteado que la disponibilidad de agua es lo que más ha cambiado y esto exige inversiones de norte a sur, como desaladoras, pozos y embalses en algunas regiones y contar con una planificación a largo plazo para el país que es el décimo más afectado por el cambio climático.

En declaraciones a la emisora Tele13 Moreno ha insistido en que el cambio climático pone en cuestión la planificación de Obras Públicas porque los desastres naturales, torrenteras, borde costero y disponibilidad de agua han cambiado las necesidades del país.

Esto exige fomentar inversiones para acometer las obras hidráulicas que se requieren y avanzar en la legislación, por ejemplo protegiendo glaciares.

Vía: elagoradiario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *