Calentamiento global Medio ambiente

La ONU advierte que en 2100 la tierra sufrirá un incremento de 4 grados

Es con relación al nivel de la era preindustrial, lo cual traerá grandes sequías, inundaciones, incremento del nivel del mar y extinción de muchas especies vivas, además de hambrunas, gente desplazada y conflictos potenciales. El problema de usar combustibles fósiles.

El tiempo se está agotando para reducir el calentamiento global a dos grados centígrados, afirmaron hoy los expertos de la ONU, al advertir que las tendencias actuales de emisión de carbono conducirán a un desastre.

En un informe general de síntesis mundial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) los expertos indicaron que las emisiones de los tres principales gases responsables del efecto invernadero están en su nivel máximo desde hace 800.000 años.

La Tierra se dirige actualmente a un incremento de por lo menos 4º para 2100 con relación al nivel de la era preindustrial, lo cual traerá grandes sequías, inundaciones, incremento del nivel del mar y extinción de muchas especies vivas, además de hambrunas, gente desplazada y conflictos potenciales.

“La justificación científica para dar prioridad a una acción contra el cambio climático es más clara que nunca”, dijo el jefe del IPCC, Rajendra Pachauri. “Tenemos poco tiempo por delante antes de que pase la ventana de oportunidad para permanecer por debajo de los 2ºC”.

“Para preservar una buena oportunidad de permanecer por debajo de los 2ºC con costos abordables, nuestras emisiones deberían reducirse entre un 40 y un 70% a nivel global entre 2010 y 2050, y caer a cero para 2100.”

El informe –la primera revisión global del IPCC desde 2007–, se publica de cara a las negociaciones del mes próximo en Lima que trazarán la ruta hacia la gran cumbre de diciembre de 2015 en París, destinada a firmar un compromiso para lograr la meta de los 2ºC.

Las negociaciones chocan desde hace años en torno al debate sobre qué países deberían asumir el costo de reducir las emisiones de carbono, que resultan principalmente del petróleo, gas y carbón, que hoy constituyen el grueso de la energía consumida.

El informe dice que pasar a utilizar energías renovables, aumentar la eficiencia energética y desarrollar otras medidas destinadas a limitar las emisiones costaría mucho más barato que afrontar las consecuencias del cambio climático.

La cuenta a pagar actualmente para lograrlo todavía es abordable, pero postergar la respuesta la haría aumentar sustancialmente para las generaciones futuras.

“Los costos de las políticas de limitación varían, pero el crecimiento mundial no se vería seriamente afectado“, asegura el IPCC, al estimar que unas curvas “ambiciosas” de reducción del carbono causarán una baja de apenas 0,06% en el crecimiento mundial en este siglo, que se espera sea en promedio anual de entre 1,6 y 3%.

“Comparado al riesgo inminente de los efectos irreversibles del cambio climático, los riesgos a asumir para lograr una reducción son manejables“, señala Youba Sokona, que forma parte del grupo de expertos que redactó el informe.

Según el escenario de emisiones más optimista de los cuatro incluidos en el informe, las temperaturas promedio del planeta aumentarán este año entre 0,3 y 1,7 ºC, conduciendo a un incremento de 26 a 55 cm del nivel del mar.

Según la hipótesis más alarmista, el planeta se recalentará entre 2,6 y 4,8ºC, causando un incremento de entre 45 y 82 cm del nivel del mar.

El informe advierte sin rodeos que si se siguen las tendencias actuales, “el cambio climático tiene más probabilidades de exceder 4ºC que de no hacerlo” de aquí a 2100, con relación a los niveles de la era preindustrial.

Riesgo de daño irreversible

Sin acciones adicionales para limitar las emisiones, “el calentamiento para fines del siglo XXI conducirá a un riesgo de impacto irreversible generalizado a nivel global”, agrega.

El informe advierte sobre los siguientes riesgos como consecuencia de un sistema climático alterado:

Empeoramiento de la seguridad alimentaria, con impacto en las cosechas de granos y la pesca.

Aceleración de la extinción de las especies y daño a los ecosistemas de los que depende el ser humano.

Corrientes migratorias causadas por el impacto económico de los daños del cambio climático y la pérdida de tierras a causa de la elevación del nivel de los mares.

Mayor escasez de agua, especialmente en las regiones subtropicales, pero también un riesgo mayor de inundaciones en las latitudes del norte y el Pacífico ecuatorial.

Riesgos de conflictos a causa de la escasez de recursos e impacto sobre la salud causado por las olas de calor y la proliferación de enfermedades transmitidas por mosquitos.

Si las emisiones de CO2 siguen en el largo plazo, la acidificación de los océanos y el incremento del nivel de los mares continuará en los siglos venideros. Sigue desconociéndose el riesgo a largo plazo de una pérdida “abrupta e irreversible” de los hielos antárticos, provocando una subida masiva del nivel de las aguas.

El IPCC fue creado en 1988 para suministrar a los gobiernos información neutral y objetiva sobre el cambio climático, sus impactos y las medidas para revertirlo.

El informe realizado por más de 800 expertos es el quinto resumen general de la situación publicado en los 26 años de historia del panel.

El último informe de esa importancia data de 2007, y había ayudado a preparar la cumbre de Copenhague de 2009, que fracasó en lograr la firma de un acuerdo global. (AFP-NA)

 

Vía: carbio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *