El clima El tiempo atmosférico El tiempo en el mundo Fenómenos naturales

La Niña ha llegado y estos podrían ser sus efectos sobre el clima del planeta

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos anunció, este jueves, el fenómeno climático se ha hecho presente y sus efectos se sentirán durante el invierno, por varios meses.

Este es el segundo invierno consecutivo con La Niña, se espera que sea débil, al igual que el año pasado, por esta razón no se esperan cambios significativos.

 “La Niña es un fenómeno natural océano-atmosférico marcado por temperaturas superficiales del mar más frías de lo normal en el Océano Pacífico central cerca del ecuador, lo contrario de El Niño”, explicó NOAA.

Ya se manifiesta la presencia del La Niña y se espera que este año no sea tan intenso, pero NOAA, ya está alertando sobre los cambios en el clima para los próximos meses.

Los patrones típicos de La Niña incluyen precipitaciones mayores al promedio y temperaturas más frías en la franja norte de los Estados Unidos, así como precipitación por debajo de lo normal y condiciones más secas en todo el Sur.

En el período anterior, el fenómeno tuvo lugar de julio de 2016 a enero de 2017, antes de regresar a las condiciones  neutras de El Niño Oscilación del Sur (ENOS), informó la agencia.

Qué se espera este año

Según los especialistas, desde hace meses se podía prever lo que está ocurriendo ahora, ya que esta temporada ciclónica fue muy activa y eso es una señal de la transición de una fase neutral a la  llegada de La Niña, explicó Juan Carlos Cárdenas, meteorólogo del Centro Mundial de Pronósticos de The Weather Company, para la BBC.

 Sin embargo, parece que este año es bastante atípico, ya que La Niña se está manifestando tarde y no se sabe con certeza si continuará intensificándose o se debilitará aún más, según William Patzert, experto del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, por sus siglas en inglés), conocido como el profeta del “clima en California”.

 

El fenómeno de la niña puede causar inundaciones en regiones tan distantes y climas extremos en diferentes zonas. Se espera que en esta ocasión las manifestaciones no sean tan intensas. (Crédito: Getty Images)

Normalmente el fenómeno se manifiesta en verano y se intensifica en otoño e invierno. Aunque este año no hay signos de que vaya a reforzarse, aún no se pueden hacer predicciones precisas, de acuerdo con el experto.

Aún si se intensificara en los meses siguientes, su impacto sobre el clima mundial no serían tan intenso, como ocurrió tras la activación de El Niño entre 1997 y 1998, según los expertos.

Sin embargo el invierno en el norte de Estados Unidos, parece haberse adelantado y es algo que suele asociarse a este fenómeno. También se pronostican sequías para inicios de 2018 al zona sur de ese país.

Los científicos dicen que hay una probabilidad superior al 50 por ciento de que la Niña también tenga lugar de febrero a abril 2018, de acuerdo con informes de NOAA.

Para entender mejor

Cárdenas asegura que para entender qué es La Niña es necesario explicar el fenómeno más general en el que se engloba, el llamado evento ENOS (El Niño).

El Niño es una oscilación atmosférica que causa un debilitamiento de los vientos alisios en el hemisferio sur del Pacífico. Esos vientos, cuando son normales, arrastran las aguas superficiales desde las costas hacia el océano y esto provoca que las aguas frías de las profundidades surjan allí“, explica.

Es normal la presencia de agua fría en la zona ecuatorial de la costa de Sudamérica. Pero cuando los vientos alisios se debilitan, el agua caliente se acumula y se produce un aumento de la superficie del mar, principalmente en la costa de Perú y Ecuador.

Algunas regiones pueden presentar sequías, como resultado de ambos fenómenos: tanto La Niña, como El Niño. (Crédito: Getty Images)

Algunas regiones pueden presentar sequías, como resultado de ambos fenómenos: tanto La Niña, como El Niño. (Crédito: Getty Images)

Cuando los alisios son muy fuertes y refuerzan la subida de esa agua fría en la zona ecuatorial y la temperatura del mar está muy por debajo de lo normal, entonces se manifiesta el fenómeno de La Niña.

Cárdenas comenta que está la llamada “zona neutra“, en la que nos encontrábamos hasta hace poco, en la que ninguno de los dos eventos está notablemente activo y las temperaturas están sobre el promedio.

Las redes meteorológicas pueden determinar con anticipación cuándo la oscilación del sur cambiará. Se puede detectar a partir de  la diferencia de la presión atmosférica y los vientos que están asociados a ella. Esto ocurre antes que la temperatura del mar cambie.

Los efectos de ambos fenómenos, van desde sequías a inundaciones, de lluvias intensas a huracanes, dependiendo de la zona de la oscilación.

“Se puede producir indistintamente sequías en Latinoamérica, nevadas intensas en la zona norte de Estados Unidos o sequías en Australia o en las islas del Pacífico”, afirma el medio británico. De ahí el gran interés en saber qué pasará ahora que el fenómeno ha iniciado.


(Crédito: NOOA.gov)

Vía: .lagranepoca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *