Curiosidades y rarezas Medio ambiente Vida animal

La mayor estructura del planeta la han construido las termitas

Durante 4.000 años estos insectos han levantado 200 millones de montículos situados en el norte de Brasil que ocupan un área de 230.000 kilómetros cuadrados.

Una vasta extensión, un gran número de montículos, un entramado de túneles subterráneos impresionante, y una antigüedad sorprendente. Todo en esta historia es enorme menos su constructor. Las pequeñas termitas son las responsables de haber creado lamayor estructura jamás creada por el ser vivo.

Estos pequeños insectos durante 4.000 años han excavado más de 200 millones de montículos de tierra que cubren una extensión igual a la mitad de la España peninsular y que son tan antiguos como las pirámides de Egipto. Una gran construcción que es fácilmente visibles en Google Earth.

El reciente descubrimiento, publicado en Current Biology, no son nidos, sino más bien, el resultado de la excavación lenta y constante de los insectos de una red de túneles subterráneos interconectados, es decir, una gran megalópolis de termitas.

Aunque esta estructura ya era conocida por los lugareños, su extensión real no se ha podido determinar hasta que la deforestación y los satélites han desvelado su grandeza. En concreto 230.000 kilómetros cuadrados de extensión con conos de tierra de 2.5 metros de altura y 9 metros de ancho en la base llamados murundus.

Una vista satelital de los montículos de termitas de Brasil expuestos en áreas despejadas por la deforestación
Una vista satelital de los montículos de termitas de Brasil expuestos en áreas despejadas por la deforestación (Stephen Martin)

Roy Funch, investigador de la Universidad Estatal de Feira de Santana (Brasil) y coautor del estudio, explica que “los montículos siempre estuvieron bien escondidos entre la vegetación de secano de la regigión llamada ‘La Catinga’, una zona con una variedad de vegetación espinosa y desértica única en Brasil, y en general apenas se podían ver. Los de fuera solo los han podido observar después de que alguna porción de tierra fuera deforestada para pastos. Algunos locales pensaban que los habían levantado termitas, hormigas u otra criatura similar. Pero para muchos, simplemente estuvieron ahí, formaciones naturales hechas por Dios que siempre habían existido”, añade.

Una vasta extensión, un gran número de montículos, un entramado de túneles subterráneos impresionante, y una antigüedad sorprendente. Todo en esta historia es enorme menos su constructor. Las pequeñas termitas son las responsables de haber creado lamayor estructura jamás creada por el ser vivo.

Estos pequeños insectos durante 4.000 años han excavado más de 200 millones de montículos de tierra que cubren una extensión igual a la mitad de la España peninsular y que son tan antiguos como las pirámides de Egipto. Una gran construcción que es fácilmente visibles en Google Earth.

El reciente descubrimiento, publicado en Current Biology, no son nidos, sino más bien, el resultado de la excavación lenta y constante de los insectos de una red de túneles subterráneos interconectados, es decir, una gran megalópolis de termitas.

Gran megalópolis de termitas en el norte de Brasil

230.000 kilómetros cuadrados de extensión con conos de tierra de 2.5 metros de altura y 9 metros de ancho en la base llamados murundus

Aunque esta estructura ya era conocida por los lugareños, su extensión real no se ha podido determinar hasta que la deforestación y los satélites han desvelado su grandeza. En concreto 230.000 kilómetros cuadrados de extensión con conos de tierra de 2.5 metros de altura y 9 metros de ancho en la base llamados murundus.

Una vista satelital de los montículos de termitas de Brasil expuestos en áreas despejadas por la deforestación
Una vista satelital de los montículos de termitas de Brasil expuestos en áreas despejadas por la deforestación (Stephen Martin)

Roy Funch, investigador de la Universidad Estatal de Feira de Santana (Brasil) y coautor del estudio, explica que “los montículos siempre estuvieron bien escondidos entre la vegetación de secano de la regigión llamada ‘La Catinga’, una zona con una variedad de vegetación espinosa y desértica única en Brasil, y en general apenas se podían ver. Los de fuera solo los han podido observar después de que alguna porción de tierra fuera deforestada para pastos. Algunos locales pensaban que los habían levantado termitas, hormigas u otra criatura similar. Pero para muchos, simplemente estuvieron ahí, formaciones naturales hechas por Dios que siempre habían existido”, añade.

los montículos siempre estuvieron bien escondidos entre la vegetación de secano de la regigión llamada ‘La Catinga’, una zona con una variedad de vegetación espinosa y desértica única en Brasil, y en general apenas se podían ver. Los de fuera solo los han podido observar después de que alguna porción de tierra fuera deforestada para pastos

La distancia media entre ellos es de unos 20 metros, lo que da una densidad de 1.800 por kilómetro cuadrado. Los investigadores han examinado once y han datado granos de cuarzo de su interior entre hace 3.820 y 690 años. Además, han comprobado en cientos de ejemplos semidestruidos por la construcción de carreteras que son masas de tierra sin ninguna estructura interna, es decir montones de tierra que constituyen la salida de un túnel subterráneo.

Los autores del estudio aseguran que esta es una “maravilla biológica” similar a las del mundo antiguo, pero con la civilización que la construyó todavía viva, activa y en la misma región.

“Es increíble que pueda encontrarse hoy una maravilla biológica ‘desconocida’ de este tamaño y edad, con sus ocupantes todavía presentes”, dice el profesor Stephen Martin, un experto en insectos de la Universidad de Salford y autor del estudio.

Los nuevos montículos que se están formando en la actualidad en la región tienen un agujero de menos de 10 centímetros de diámetro que va de la base de la red de túneles a la cumbre y por el que los insectos sacan la tierra producto de sus excavaciones. Cuando cae la noche, las termitas soldado y trabajadoras abandonan la seguridad subterránea y salen al suelo del bosque a recolectar hojas por pequeños túneles temporales de 8 centímetros de diámetro.

Vía: lavanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *