Curiosidades y rarezas Derecho ambiental Vida animal

La desigual batalla que las aves están perdiendo contra los aviones

Anualmente, lo accidentes entre aviones y aves resultan en pérdidas de cientos de millones de dólares en daños a aviones y pérdida de horas de vuelo. Quienes pierden más son las aves.

Los ataques con aviones a la vida silvestre amenazan la seguridad humana y animal , más allá de dañar también a los aviones.. Lamentablemente, en esta batalla, quienes pierden más son las aves. Investigadores europeos se han propuesto que esto cambie.

Así se conoce a la batalla que las aves están perdiendo. Las aves de gran cuerpo son especialmente peligrosas para los aviones. Sin embargo, en un vuelo de alta velocidad a bajas altitudes, las aeronaves militares pueden ser especialmente vulnerables a los ataques y más susceptibles de sufrir daños incluso cuando se encuentran con aves pequeñas. A este accidente en el que colisionan las aeronaves y las aves se le conoce como Birdstrike.

En un estudio publicado este año en la revista especializada Human-Wildlife Interactions; resumieron todos los registros de ataques a la aviación de aves silvestres de la Base de la Fuerza Aérea Randolph (San Antonio, Texas) durante un período de 25 años y compararon la cantidad y el costo de los ataques en todas las especies de aves y grupos de especies. Debido a que las columbidas (pichones y palomas) se encuentran entre las especies más golpeadas por aeronaves civiles y militares y debido a que varias especies de columbidas han demostrado un marcado aumento de la población durante la última década, también cuantificaron las características (es decir, el mes, la hora del día, Patrones de precipitación, fase de vuelo, altitud) de accidentes de columbidas.

Resultados

Las palomas de alas blancas (Zenaida asiática) han experimentado una expansión sustancial en el rango del norte en los últimos 60 años y ahora son numerosas en San Antonio. Dado el interés local, también destacaron las características de los ataques aéreos que involucran a esta especie. Aunque las columbidas no fueron el grupo de especies más frecuentemente atacadas durante el período de estudio (1990-2014), fueron los más costosos.

Los accidentes con columbidas fueron más frecuentes de mayo a julio que durante otros meses y con frecuencia ocurrieron durante las horas de la mañana. Los golpes tempestuosos ocurrieron durante el aterrizaje más que durante otras fases del vuelo, aunque las palomas de alas blancas tenían más probabilidades de ser golpeadas en el despegue.

Buscando soluciones

De acuerdo a los investigadores, para reducir los costos y las preocupaciones de seguridad donde prevalecen las columbidas, los planificadores militares de vuelo, las tripulaciones aéreas y los administradores de vida silvestre pueden reducir los viajes aéreos, aumentar la vigilancia durante los despegues y aterrizajes e implementar técnicas en el suelo en las horas de la mañana y la tarde durante la primavera y meses de verano.

Vía: Labioguita

Fuentes: Human-Wildlife Interactions

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *