Agua Calentamiento global Medio ambiente

La altura y el giro del oleaje cambiará por el cambio climático

El calentamiento provocado por el cambio climático alterará la altura y el giro del oleaje oceánico en el 50% de las costas del planeta según un estudio internacional en el que ha participado el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria.

Dos investigadoras del grupo de Clima Marino y Cambio Climático del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria (IHCantabria), Melisa Menéndez y Paula Camus, han participado en la elaboración de un estudio internacional que determina que el cambio climático modificará el oleaje, afectando al menos al 50% de las costas del mundo.


Bajo el título “Robustez e incertidumbres en las proyecciones climáticas multivariadas de ondas de viento globales ”, este nuevo estudio aúna el trabajo de diez centros de investigación, bajo la iniciativa internacional ‘Coordinated Ocean Wave Climate Project’ (COWCLIP), para la estimación de unas proyecciones de cambio climático sobre el oleaje, cuantificando por primera vez la incertidumbre introducida por las estrategias de modelización del oleaje.

Las salidas de los modelos climáticos, generados por decenas de centros internacionales, son la principal fuente de información para evaluar el posible efecto del cambio climático ante diferentes escenarios futuros.

Todos los estudios realizados coinciden en que se producirán cambios en el oleaje en el 50% de las costas del planetaEn el caso del oleaje, esta información no está disponible directamente en estos modelos, siendo necesaria la aplicación de una estrategia de modelización, principalmente a partir de las condiciones atmosféricas y de cobertura de hielo marino que si proporcionan estos modelos.

La estimación de los cambios futuros en el oleaje presenta una cascada de incertidumbres proveniente de diversas fuentes, desde distintos escenarios de emisión de gases efecto invernadero, diferentes modelos del clima, hasta diversos métodos de modelización del oleaje.

Para poder obtener cambios consistentes y robustos en el clima del oleaje es necesario tener en cuenta el mayor número de posibles escenarios-modelos-métodos y analizar el grado de consenso en la señal y magnitud de cambio.

En este sentido, y aunque se han identificado diferencias entre diferentes estudios, el trabajo publicado concluye que, bajo las condiciones de calentamiento de 2 grados Celsius establecido en el acuerdo climático de París de 2015, los cambios en el oleaje detectados son de una magnitud menor a la variabilidad climática natural.

Sin embargo, ante un escenario ‘bussines-as-usual’, en el que las políticas de emisiones de gases invernadero continúen en línea con las actuales, todos los estudios realizados coinciden en que se producirán cambios en el oleaje en el 50% de las costas del planeta.

Cambio del oleaje por regiones

Aunque el Cambio Climático afecta a todo el planeta globalmente, los patrones de cambio del oleaje varían por regiones.

Los resultados de este estudio indican que, en menos del 5% de las costas, se espera un incremento positivo de la altura de ola , en el sur de Australia, y algunas zonas de las costas del Pacífico de América del Sur y Central.

Por otro lado, en el 15% de las costas del mundo se espera una disminución de la altura de ola. En particular, el citado estudio muestra disminuciones de la altura de ola en el Atlántico Norte (de hasta un 10% en las costas atlánticas de Europa) y algunas regiones del Pacífico Norte.

Esto es debido a un debilitamiento de los vientos del oeste en las latitudes medias del hemisferio norte, como consecuencia de una reducción del gradiente térmico debido a la amplificación ártica.

Por otro lado, los incrementos significativos de la altura de ola se limitan al Pacífico Sur y la zona tropical del Este del Pacífico. En este caso, se debe a una intensificación y desplazamiento hacia los polos de los vientos del oeste en el hemisferio sur.

Además, las condiciones del oleaje no se deben evaluar solo por la altura de ola, su periodo y dirección de procedencia pueden jugar un papel fundamental a la hora de estimar impactos costeros.

Por tanto, aunque haya zonas donde la altura de ola puede disminuir, un aumento del periodo puede producir mayor alcance de la lámina de agua en costa (asociado a eventos de inundación), y un giro del oleaje puede producir un cambio en el transporte litoral de sedimentos, con la consiguiente modificación de la línea de costa debido a erosiones/sedimentaciones.

El estudio concluye que aproximadamente, el 50% de la costa del mundo está en riesgo de cambios en el clima del oleaje, y se han detectado cambios robustos en al menos dos de las citadas variables en alrededor del 40% de la costa.

Es importante resaltar que el oleaje modela la forma de nuestras playas, contribuye al ascenso del nivel del mar en un evento de inundación costera y puede condicionar el estado medioambiental de un ecosistema marino y el diseño funcional de una estructura de protección costera.

Por tanto, evaluar el efecto del cambio climático sobre el oleaje es fundamental para proponer medidas efectivas de adaptación, además de profundizar en el conocimiento de la variabilidad del clima marítimo.

Vía: elagoradiario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *