El clima Salud

La alergia nuestra de cada día

Temporada fría y húmeda, así se puede definir el otoño en la provincia de Córdoba y la mayor parte del país. ¿Cómo sobrevivir a las alergias en otoño tan variable?

La humedad es un factor presente a diario, prácticamente con pocas modificaciones en el ambiente, más allá de oleadas temporales de aire frío. El aire húmedo se resiste a dejar el escenario, y a causa, aparecen molestias asociadas a las alergias.

Hoy en día, caminando por la calle, dentro de un bar o una escuela, es común ver personas estornudando o con un pañuelo en mano. El cambio de temperatura ambiente, el aire frío, húmedo, con notables variabilidad en el estado del tiempo, es causante de muchos de los casos que vemos a diario.

La humedad dominante favorece los hongos, que también pueden ser alergénicos. Una alergia no excluye a la otra, por lo que el otoño puede ser una época delicada para las personas que sufren alergia.

La rinitis es la alergia más frecuente y afecta a unos ocho millones de argentinos. Según la Organización Mundial de la Salud, quienes la padecen tienen mayor riesgo de desarrollar asma. 

Es en otoño, al igual que en primavera, cuando se agudizan los síntomas de las personas alérgicas. ¿Por qué? Enumeramos algunas razones:

  • El cambio de temperatura y los ambientes cerrados favorecen la proliferación de ácaros del polvo.
  • A su vez, el aumento de la humedad ambiental facilita la aparición del moho.
  • El clima otoñal propicia el desarrollo de enfermedades virales que, en algunos casos, pueden empeorar los síntomas de las alergias.

Las alergias más comunes son:  Rinitis alérgica; Asma de tipo alérgico (el tipo de asma más frecuente, que se desencadena con alérgenos como polen, ácaros, pelos de animales u hongos); Alergias alimentarias; Alergias a mascotas y Dermatitis atópica, producida generalmente por el uso de lana.

Una de las recomendaciones más importantes para evitar o reducir los síntomas alérgicos es ventilar adecuadamente los ambientes y hacer un uso medido de la calefacción. También, para escapar de los ácaros, es conveniente retirar los peluches de la cama de los niños y tratar de mantener los ambientes libres de polvo.

De todas formas, siempre es fundamental consultar con un médico, quien realizará las pruebas necesarias para determinar el tipo de alergia e indicará el tratamiento adecuado.

Kazatormentas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *