Agua Ciencia Medio ambiente

Inundaciones del río más caudaloso del mundo

El río Amazona más peligroso: La frecuencia de inundaciones del río más caudaloso del mundo se ha quintuplicado

Un estudio reciente de más de 100 años de registros de ríos del Amazonas muestra un aumento significativo en la frecuencia y severidad de las inundaciones. El análisis de las causas potenciales por parte de los científicos podría contribuir a una predicción de inundaciones más precisa para la cuenca del Amazonas.

Los niveles de agua del río Amazonas se han registrado diariamente en el Puerto de Manaus, Brasil desde el comienzo del siglo pasado. El equipo utilizó 113 años de registros de nivel de agua y descubrió que las inundaciones y sequías extremas se han vuelto más frecuentes en las últimas dos o tres décadas.

Sus hallazgos muestran que en la primera parte del siglo XX, las inundaciones severas con niveles de agua que exceden los 29 metros, el punto de referencia para un estado de emergencia en la ciudad de Manaus, ocurrieron aproximadamente cada 20 años. Ahora, las inundaciones extremas ocurren en promedio cada cuatro años.

El autor principal del estudio, el Dr. Jonathan Barichivich, de la Universidad Austral de Chile y ex Investigador de la Universidad de Leeds, dijo: “El aumento de las sequías severas en la Amazonía ha recibido mucha atención por parte de los investigadores. Sin embargo, lo que realmente se destaca de este récord del río a largo plazo es el aumento en la frecuencia y la gravedad de las inundaciones. Con algunas excepciones menores, ha habido inundaciones extremas en la cuenca del Amazonas cada año entre 2009 y 2015”.

Según el estudio, el aumento de las inundaciones está relacionado con el fortalecimiento de la circulación de Walker, un sistema de circulación de aire impulsado por el océano causado por las diferencias de temperatura y presión sobre los océanos tropicales. Este sistema influye en los patrones climáticos y las precipitaciones en los trópicos y más allá.

El coautor, el profesor Manuel Gloor, de la Escuela de Geografía de Leeds, dijo: “Este aumento dramático en las inundaciones es causado por cambios en los mares circundantes, particularmente en los océanos Pacífico y Atlántico y en la forma en que interactúan.

Debido a un fuerte calentamiento del Océano Atlántico y al enfriamiento del Pacífico en el mismo período, vemos cambios en la llamada circulación de Walker, que afecta la precipitación en el Amazonas.

“El efecto es más o menos lo contrario de lo que ocurre durante un evento de El Niño. En lugar de causar sequía, se traduce en más convección y fuertes lluvias en las partes centrales y septentrionales de la cuenca del Amazonas”.

La última causa subyacente para el calentamiento del Atlántico no está del todo clara. Sin embargo, además de la variabilidad natural, el calentamiento global es al menos parcialmente responsable, pero de forma inesperada e indirecta, según el estudio.

Como resultado del calentamiento, los cinturones de viento en latitudes medias a altas en el hemisferio sur se han desplazado hacia el sur, abriendo una ventana para el transporte de cálidas aguas oceánicas alrededor de la punta de África, a través de la corriente de Agulhas, hacia el Atlántico tropical.

Los cambios en el ciclo hidrológico de la cuenca amazónica han tenido graves consecuencias para las personas y los medios de subsistencia en Brasil, Perú y otras naciones amazónicas.

El coautor Dr. Jochen Schongart del Instituto Nacional de Investigación del Amazonas en Manaus, ha experimentado las inundaciones del río Amazonas de primera mano. Explicó que estos eventos extremos de inundación duran muchas semanas y tienen consecuencias desastrosas.

Las inundaciones pueden contaminar el suministro de agua y propagar enfermedades, así como también destruir hogares y medios de sustento. Las actividades económicas en las llanuras de inundación, como la agricultura y la ganadería, se ven muy afectadas.

La investigación indica que estas inundaciones aún no han terminado. El año 2017, que no se incluyó en el estudio, volvió a ver los niveles de agua a más de 29 metros. Como se espera que el Atlántico tropical continúe calentándose más rápido que el Pacífico tropical en las próximas décadas, los científicos esperan más de estos altos niveles de agua.

Los hallazgos de este estudio podrían ayudar a predecir con anticipación la probabilidad de inundaciones extremas en la Amazonía y ayudar a mitigar los impactos para las poblaciones amazónicas urbanas y rurales.

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *