Desde el espacio Medio ambiente Polución ambiental

Incendio de Siberia vistos desde el espacio

Unas 33.200 hectáreas de Siberia fueron afectadas por incendios forestales y al menos 745 focos se mantienen activos informó la Agencia Forestal Federal de Rusia, mientras que la Organización Meteorológica Mundial (OMM) atribuyó a factores climáticos los siniestros que se desarrollan también en Groenlandia y Alaska.

A través de un comunicado publicado en la página web de Naciones Unidas, la OMM advirtió que la devastación ecológica masiva causada por los incendios en Siberia ya impactó en la calidad del aire por cientos de kilómetros y que el humo «se puede ver claramente desde el espacio».

El organismo meteorológico internacional señaló que sólo en este mes, las emisiones de estos eventos naturales alcanzaron las 75 megatoneladas de dióxido de carbono.

«Al quemar la vegetación, los incendios también reducen la capacidad de la biosfera para absorber dióxido de carbono. La acción contra el cambio climático, por el contrario, necesita expandir esta capacidad», dijo Oksana Tarasova, jefe de la División de Investigación de la Atmósfera y el Medio Ambiente de la OMM.

A medida que la ola de calor en Europa se extendió hacia Escandinavia y Groenlandia se aceleró la tasa de derretimiento de la capa de hielo que ya estaba por encima del promedio.

El derretimiento en groenlandia

Groenlandia ya experimentó un extenso episodio de derretimiento entre el 11 y el 20 de junio pasado. El persistente alto derretimiento en las últimas semanas significa que el total de la temporada se acerca al récord de 2012, según los científicos del clima Polar que monitorean la capa de hielo de ese país.

La estación Nord, situada a 900 km del Polo Norte, midió una temperatura de 16° centígrados y en el oeste de Groenlandia, la estación de Qaarsut registró una temperatura de 20,6° el 30 de julio; en la estación de Summit Camp, en el pico de la capa de hielo y a una altitud de 3200 metros, se midió una temperatura de 0,0°.

«Es importante recordar que, en cualquier día o año dado, la superficie de la capa de hielo de Groenlandia es el resultado en gran medida del clima, aunque con la tendencia climática de fondo que afecta esto», tuiteó Ruth Mottram, científica climática del Instituto Meteorológico Danés.

Esto también afecta al hielo marino del Ártico, donde la pérdida de la extensión del hielo durante la primera quincena de julio coincidió con las tasas de pérdida observadas en 2012, el año que tuvo la menor extensión de hielo marino de septiembre en el registro satelital, según el centro de datos de nieve y hielo de Estados Unidos.

Asimismo, la Organización confirmó que los glaciares de Suiza perdieron casi mil millones de toneladas de hielo y nieve durante las inusuales olas de calor en junio y julio.

«Se trata de algo absolutamente excepcional, en un periodo de apenas 14 días, y el verano aún no ha terminado», asegura un experto citado por la OMM.

Vía: Noticiasambientales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *