Agua Ciencia Derecho ambiental Medio ambiente Polución ambiental

Hay una alfombra de microplásticos recubriendo el fondo del mar

Los plásticos han llegado a los lugares más profundos del mar con consecuencias aún desconocidas para estos frágiles ecosistemas.

Los plásticos son contaminantes marinos en todo el mundo, que se acumulan en el agua de mar y en la tierra. Además de su tardía descomposición uno de las consecuencias más riesgosas es su impacto en ecosistemas muy débiles.

[También te puede interesar: ¿Pescar basura se puede convertir en un trabajo del futuro?]

¿Qué está pasando?

Millones de toneladas métricas de plásticos se producen anualmente y se transportan de la tierra a los océanos. Según expertos de todo el mundo, crear un destino adecuado para los desechos plásticos ayudará a definir los impactos de la contaminación plástica en el océano.

Se ha estimado que entre 4.8 y 12.7 millones de toneladas métricas de desechos plásticos ingresaron al océano en el 2010 y esta masa podría aumentar para 2025.

(Fuente: Geochemical Perspectives Letters)

La investigación

Una investigación publicada a finales de noviembre en la revista especializada Geochemical Perspectives Letters habla sobre la abundancia de microplásticos en la parte más profunda del océano.

Los expertos de distintos equipos de investigación de China encontraron que las abundancias microplásticos en las aguas del fondo del agua tienen un rango de 2.06 a 13.51 piezas por litro, varias veces más altas que en el agua superficial del océano abierto. Además, las abundancias microplásticos en los sedimentos en las Marianas del Pacífico (territorio de EEUU) varían de 200 a 2200 piezas por litro, claramente más altas que las de la mayoría de los sedimentos de aguas profundas.

¿Cuáles son las consecuencias?

Estos resultados sugieren que los plásticos hechos por el hombre han contaminado los lugares más remotos y profundos del planeta. La zona de adal es probablemente uno de los mayores sumideros de residuos microplásticos en la Tierra, con impactos desconocidos pero potencialmente dañinos en este frágil ecosistema. Fuente: Labioguita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *