Curiosidades y rarezas

Granos de arena, pequeños cristales

Cristales 9

Fracciones minúsculas, amarillas, blancuzcas o grisaceas, que jugamos y se escabullen de nosotros; no solo son la materia prima de nuestros proyectos veraniegos, ni la causa de la incomodidad dentro del bañador, también es el gran jardín, maravilloso por si mismo, de lo que conocemos como océano.

La arena de las playas se forma por procesos erosivos en los océanos; el agua tarda millones de años en desintegrar conchas y rocas, hasta la formación de partículas de un tamaño entre 0.063 y 2 mm, estas son las dimensiones en las que , en términos geológicos, se considera arena. Por lo que, al existir una playa cuyos granos sean más pequeños se les denomina “playa limosa” o si, al contrario, se encuentran fragmentos más grandes, se le considerara una “playa de grava”.

Cristales copia

Cristales 5

Su composición puede ser de silicatos (minerales con cuarzo), carbonatos de origen inorgánico o de fragmentos biogénicos (CaCO3 como la roca caliza), de rocas volcánicas… en fin, cualquier roca en el mundo que no se disuelva y pueda viajar en pequeños pedacitos hasta la playa.

Cristales 2

Cristales 3

Cristales 4

Las rocas y conchas se fragmentan en millones de partículas, ya sea por acción del viento, del agua o de la gravedad. Después de ser hechas pedacitos muy lentamente, son transportadas distancias kilométricas a planicies entre el continente y el océano, que son las playas. Lo más increíble (al menos para mí) es que cada uno de esos pedacitos es muy diferente al granito de arena más próximo, y al que sigue y al que sigue… Cada uno de estos tiene una propia historia acerca de los varios millones de años de existencia e igual numero de kilómetros recorridos para formar nuestros destinos favoritos de vacaciones.

 

Por Kazatormentas
para Infoclima.com / Nuestroclima.com

 Imágenes y cita de sandgrains.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *