Fenómenos naturales Fotografías Meteorología

Gigantesca tormenta de polvo atraviesa el sureste de Australia

Las tormentas de polvo, surgidas por los fuertes vientos que levanta las partículas en suspensión desde zonas áridas, están golpeando estos días al estado australiano de Nueva Gales del Sur, uno de los más castigados por los incendios que asolan el país.

Las zonas devastadas por la sequía de la zona rural de Australia han sido golpeadas por tormentas de polvo que amenazan con desplazarse sobre ciudades más pobladas, incluida Sydney, lo que trae un nuevo elemento al clima extremo que ha dominado el país durante el verano.

Las vastas nubes de polvo han sofocado ciudades del interior como Dubbo, en el estado más poblado del país, lo que se suma a la racha de clima inusual que ha afectado al país desde que estallaron cientos de incendios forestales en septiembre.

Para este lunes, la Oficina de Meteorología lanzó una nueva alerta por «tormentas severas» que incluyen fuertes vientos y granizadas en gran parte de Nueva Gales del Sur, una de las zonas más afectadas por los incendios que han arrasado ya casi 12 millones de hectáreas desde septiembre, informa Europa Press.

Las autoridades australianas alertaron de que las fuertes precipitaciones que se esperan para estos días también caerán sobre el sur del estado de Queensland, noreste del país, y en muchas áreas de Victoria, en el sur, creando incluso el riesgo de más inundaciones, después de las producidas en ciertas zonas de Melbourne este fin de semana.

Lluvia a pesar de un tiempo atmosférico extremo

Desde finales de la semana pasada las fuertes lluvias que han caído en Australia han proporcionado un leve alivio en algunas de las zonas devastadas por los incendios. Las autoridades de los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria han alertado de la presencia de tormentas eléctricas, granizos, potenciales riadas y vientos —los causantes de las tormentas de polvo—. 

Además, las lluvias cayeron con fuerza en la región de East Gippsland, una de las zonas más golpeadas por los fuegos, mientras las tormentas también llegaron a la costa meridional y la cordillera Snowy Mountains. En Camberra la caída de granizos del tamaño de pelotas de tenis ha causado daños en vehículos y árboles; mientras que en el oeste de Sídney las esferas eran más pequeñas, del tamaño de pelotas de golf.

Los incendios que se están produciendo en Australia desde septiembre ponen en peligro el futuro de al menos 327 especies protegidas de animales y plantas al arrasar hasta un 80 por ciento de sus hábitats, según ha informado el gobierno de Australia.

Los fuegos, que se han extendido por una superficie de más de 80.000 kilómetros cuadrados, se han cobrado ya la vida de 29 personas. Y la temporada de incendios en Australia aún está en pleno auge, porque el verano austral culmina en marzo. Así, las temperaturas seguirán siendo elevadas, especialmente en el estado de Victoria, donde febrero suele ser el período más caluroso. Precisamente, hace 11 años se produjo allí el peor incendio de la historia del país, que mató a 173 personas.

Con informacion de : 20minutos, eldiario, lavanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *