Espectaculares fotografías sumergidas por David Doubilet

Espectaculares fotografías sumergidas por David Doubilet

David Doubilet es un fotógrafo estadounidense experto en la exploración del mundo submarino. Con 70 años, y más de 50 de trayectoria, sus instantáneas lo convierten en el mejor fotógrafo submarino del mundo.

Con 8 años comenzó a practicar esnórquel en las costas de Nueva Jersey, y a los 12, empezó a tomar fotografías bajo el mar con una cámara Brownie Hawkeye.

Doubilet exploró las aguas de más de 70 países. Fotografió las profundidades del suroeste del Pacífico, Nueva Zelanda, Canadá, Japón, Tasmania, Escocia y el noroeste del Atlántico. Su trabajo lo ha llevado hasta ecosistemas de agua dulce como el Delta del Okavango (Botsuana) o el río San Lorenzo de Canadá.

David Doubilet es un experto fotógrafo de National Geographic que refleja la sutileza y la furia que poseen las especies que habitan en las profundidades marinas. En la foto: pejerreyes se arremolinan en un bosque de manglar.

Las rayas nadan cerca de las islas Gran Caimán

Un bebé cocodrilo del Nilo se esconde en las algas del delta del Okavango

Una visión subacuática de un elefante africano en un pozo de agua

Doubilet es famoso por su técnica fotográfica de lentes separadas que descubrió por error cuando, en sus inicios, configuró mal una de sus cámaras. Interesado en el resultado obtenido continuó experimentando hasta lograr las espectaculares imágenes actuales donde combina a la perfección lo que ocurre en la superficie con lo que ocurre debajo del agua.

Un iceberg cerca de la isla roja Scoresbysund fiordo, Groenlandia

Para Doubilet, la interacción entre la luz y el agua no es algo para dejar librado al azar. Santuario de tiburones, Bahamas

Un pez loro solitario mira una escuela de gruñidos grises

Cría de tortuga carey en peligro crítico de extinción

Deja un comentario

Te puede interesar

Intensa nevada en la zona cordillerana

Durante el día domingo 21 de mayo por la tarde, se registró una copiosa nevada en la zona cordillerana, que sorprendió por momentos su intensidad, además del tamaño de los copos que formaron en pocos minutos un manto blanco.