Astronomía Ciencia Curiosidades y rarezas Desde el espacio

Espectacular imagen de una tormenta sobre Júpiter captada por la NASA

Una tormenta de nubes brillantes en el hemisferio norte de Júpiter es la última fotografía captada por la sonda espacial Juno de la Nasa. La imagen fue tomada el pasado 7 de febrero cuando la sonda se encontraba a 12.195 kilómetros por encima de las nubes del planeta, según ha señalado la propia agencia aeroespacial en un comunicado.

En la imagen podemos ver cómo la tormenta está girando en sentido contrario a las agujas del reloj con una gran variedad de altitudes de nubes. Las más oscuras es posible que sean más profundas en la atmósfera que las nubes más brillantes, ha explicado la Nasa con anterioridad. Según han descrito, las nubes brillantes y sus sombras van desde -aproximadamente- 7 a 12 kilómetros en anchos y largos.

Lo más curioso de JunoCam es que el público tiene un papel muy relevante en la realización de fotografías. Diversos astrónomos amateurs suministran imágenes terrestres para que la información pueda ser utilizada y procesada posteriormente. Desde la web, invitan a todos los interesados a descargar el contenido para que puedan darle rienda suelta a su creatividad y puedan confeccionar su propio procesamiento de imágenes para que, después, sea compartido. Recortar una imagen, resaltar una de las características, mejoras de color o collages son algunas de las creaciones que son utilizadas por JunoCam y por la comunidad científica.

En este caso, han sido dos científicos aficionados, Matt Brealey y Gustavo BC, quienes han compuesto la imagen y han ajustado sus colores a partir de fotografías y datos captados por la cámara JunoCam. Una cámara gran angular diseñada para capturar la perspectiva polar única de Júpiter, así como las nubes y los relámpagos en tormentas eléctricas del planeta.

Juno se lanzó en el año 2011, pero no fue hasta 2016 cuando la sonda llego a Júpiter. JunoCam gira a su alrededor en una órbita elíptica acercándose una vez cada 53 días terrestres, como el pasado 7 de febrero. Es, durante estos acercamientos, cuando la sonda aprovecha para recoger datos sobre la gravedad, los campos magnéticos, la dinámica atmosférica y la composición del planeta más grande del Sistema Solar. Los científicos de la Nasa esperan que esta información ayude a comprender mejor cómo se formaron y evolucionaron tanto Júpiter como el propio Sistema Solar en su conjunto.

 

 

Fuente: lavanguardia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *