Videos educativos

El viento

Pese a que es algo que no podemos ver con nuestros ojos, el viento nos afecta en nuestra vida diaria. Sacamos provecho de su uso, afecta a las condiciones climáticas y es analizado a diario por miles de personas.

Para comprender qué es el viento, es necesario aclarar que el aire es la mezcla de gases que rodea nuestra atmósfera. Estos gases son una combinación de Nitrógeno y Oxígeno principalmente, y otras sustancias, que aunque no las notemos, tienen peso, ocupan espacio, están atraídas hacia el planeta por la gravedad y sobre todo, pueden trasladarse.

El viento es entonces, el movimiento del aire de una zona a otra.

Pero esto no es tan sencillo, ya que para que se produzca este fenómeno intervienen principalmente los factores presión atmosférica y temperatura.

En el caso de la presión atmosférica, cuando entre dos zonas la presión del aire es distinta, éste tiende a moverse desde la zona de alta presión hacia la zona de baja presión.

En el caso de que se produzca por variación en la temperatura, cuando el aire cálido asciende por convección aumentando su volumen, una masa de aire frío se mueve y ocupa su lugar. Esto puede producir desde suaves brisas hasta fuertes tormentas tropicales.

Por definición, el viento es una gran corriente de aire que se crea en la atmósfera, a gran escala y por causas naturales.

¿Cómo se mide el viento?

Existen dos valores a determinar: la dirección y la velocidad.

El primer instrumento creado para detectar la dirección en la que sopla el viento fue la veleta. Se trata de un dispositivo giratorio con una cruz que indica los puntos cardinales y que suele ubicarse en lugares elevados. Cuando el viento hace presión sobre su aleta, esta gira y el extremo opuesto a la aleta nos indica la procedencia del viento, y podemos decir si es un viento que proviene del Norte, del Sur, del Este o del Oeste.

Una herramienta más avanzada es el anemómetro, que también mide la velocidad del viento y que ayuda a predecir el tiempo. Cuando el viento choca contra las cucharas, estas giran sobre un eje y se mide la velocidad del viento, que podemos traducir a kilómetros por hora o metros por segundo.

Para que estos instrumentos obtengan los datos más precisos posibles, deben estar colocados en una zona despejada, lejos de casas, edificios o árboles que puedan interrumpir o desviar el paso del viento.

Tipos de vientos

Para comenzar a clasificar los vientos es necesario tener en cuenta cuál es el alcance del viento. Dentro de esta clasificación podemos encontrar tres tipos.

1) Vientos planetarios, suceden como consecuencia del movimiento de rotación terrestre. Estos vientos circulan ocupando grandes extensiones de la superficie de la Tierra, donde se caracterizan por mantener su constante dirección y facilitar así el transporte de gran cantidad de energía calórica.

2) Vientos regionales, son aquellos en los que su dirección no permanece constante, sino que cambia de acuerdo a las estaciones del año, aunque a veces también pueden cambiar dependiendo el momento del día, y les da la característica de periodicidad.

3) Vientos locales, que son precisamente locales, es decir, que se sienten en un solo área de la Tierra y, por lo general, se rigen por las grandes masas de agua que atraviesan.

 

VIENTOS PLANETARIOS

Dentro de los vientos planetarios, podemos encontrar tres clasificaciones.

    1. Vientos alisios comprenden una zona que va desde los trópicos hacia el Ecuador. Al ser su recorrido lo bastante extenso como para atravesar gran cantidad de superficie oceánica, cargan con bastante humedad que resulta en lluvias. El movimiento por el que se rigen es el de rotación de la Tierra, que determina su dirección -constante-, que puede ser noroeste o sudoeste.
    2. Vientos contralisios también comprenden desde los trópicos, pero, a diferencia de los vientos alisios, los vientos contralisios se dirigen hacia los círculos polares. Estos vientos son cálidos, aunque guardan una gran cantidad de humedad y también provocan lluvias.
    3. Vientos circumpolares circulan desde los polos de la Tierra, hacia los círculos polares. Esto resulta en que sean vientos muy fríos, que se originan en la inclinación del eje de la Tierra.

VIENTOS REGIONALES

Los vientos regionales imprimen rasgos particulares a las condiciones climáticas de un territorio, convirtiéndose, en ocasiones, en el elemento climático más significativo de las mismas. Podremos encontrar cuatro clasificaciones.

  1. Brisas, por ejemplo, llevan como acompañamiento el lugar en el que se originan (oceánicas, continentales, etcétera). Las brisas oceánicas se producen en todas las costas del mundo y se caracterizan por inducir una gran diferencia de temperatura. Las brisas continentales son típicas de regiones más alejadas de las corrientes marinas, y cambian de dirección entre el día y la noche, lo que genera ondas circulares, así también como la existencia de heladas.
  2. Ciclones, temidos ya por su nombre, se originan en torno a áreas de presión atmosférica baja, lo que atrae vientos con masas de aire más calientes que ascienden al estar en una temperatura más elevada que su entorno. Esto produce vientos arremolinados que, por lo general, son húmedos y cálidos. Existen clasificaciones de ciclones, entre los que destacamos los térmicos y los dinámicos. La dirección de los ciclones en el hemisferio sur es horaria, mientras que en el hemisferio norte lo realizan de manera antihoraria.
  3. Anticiclones son característicos en áreas de presión atmosférica alta y que expulsan vientos de aire que desciende. De igual manera que los ciclones, estas reacciones pueden darse por cuestiones térmicas o dinámicas, lo que diferencia entre que provoque una catástrofe o no. Dentro de las cuestiones dinámicas, podremos encontrar anticiclones que provoquen un viento más gélido y no provocan el mal tiempo. Los anticiclones no traen precipitaciones, pero sí alteran las corrientes marinas.
  4. Monzones se observan al cambiar de temperatura más rápido que el agua. Esto se da porque en verano el aire provoca un área de presión atmosférica baja, como resultado del aire que empieza a ascender sobre la superficie terrestre. Esto da origen a la formación de un ciclón estacional que hace que el viento, en verano, sople de sur a norte y llegue con gran cantidad de lluvias. En invierno, los vientos proceden del interior y son secos y fríos. Los monzones aparecen en determinadas regiones con un régimen bastante general.

Vientos regionales del mundo:

El Burán que afecta al sur de Rusia.
El Leung que afecta a las costas Chinas.
El Narai que barre las costas japonesas.
El Pampero que sopla en Argentina.
El Simun que sopla en Arabia.
El Siroco que nace en el Sahara y afecta al norte de África y sur de Europa.
El Mistral, viento frío del norte del golfo de León provocado por una depresión en el golfo de Génova que atrae aire frío del norte.

VIENTOS LOCALES

Los vientos locales son aquellos que afectan áreas territoriales muy pequeñas. Si bien pueden estar relacionados al circuito anticiclón/ciclón, los factores locales de estos vientos determinan las particularidades relacionadas a la intensidad y regularidad de los movimientos del aire. Algunos ejemplos de vientos locales son las brisas marinas y las brisas del valle, así también como los vientos catabáticos que se registran en los Alpes, los Andes o el Mar Mediterráneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *