Videos educativos

El viento

Pese a que es algo que no podemos ver con nuestros ojos, el viento nos afecta en nuestra vida diaria. Sacamos provecho de su uso, afecta a las condiciones climáticas y es analizado a diario por miles de personas.

Para comprender qué es el viento, es necesario aclarar que el aire es la mezcla de gases que rodea nuestra atmósfera. Estos gases son una combinación de Nitrógeno y Oxígeno principalmente, y otras sustancias, que aunque no las notemos, tienen peso, ocupan espacio, están atraídas hacia el planeta por la gravedad y sobre todo, pueden trasladarse.

El viento es entonces, el movimiento del aire de una zona a otra.

Pero esto no es tan sencillo, ya que para que se produzca este fenómeno intervienen principalmente los factores presión atmosférica y temperatura.

En el caso de la presión atmosférica, cuando entre dos zonas la presión del aire es distinta, éste tiende a moverse desde la zona de alta presión hacia la zona de baja presión.

En el caso de que se produzca por variación en la temperatura, cuando el aire cálido asciende por convección aumentando su volumen, una masa de aire frío se mueve y ocupa su lugar. Esto puede producir desde suaves brisas hasta fuertes tormentas tropicales.

Por definición, el viento es una gran corriente de aire que se crea en la atmósfera, a gran escala y por causas naturales.

¿Cómo se mide el viento?

Existen dos valores a determinar: la dirección y la velocidad.

El primer instrumento creado para detectar la dirección en la que sopla el viento fue la veleta. Se trata de un dispositivo giratorio con una cruz que indica los puntos cardinales y que suele ubicarse en lugares elevados. Cuando el viento hace presión sobre su aleta, esta gira y el extremo opuesto a la aleta nos indica la procedencia del viento, y podemos decir si es un viento que proviene del Norte, del Sur, del Este o del Oeste.

Una herramienta más avanzada es el anemómetro, que también mide la velocidad del viento y que ayuda a predecir el tiempo. Cuando el viento choca contra las cucharas, estas giran sobre un eje y se mide la velocidad del viento, que podemos traducir a kilómetros por hora o metros por segundo.

Para que estos instrumentos obtengan los datos más precisos posibles, deben estar colocados en una zona despejada, lejos de casas, edificios o árboles que puedan interrumpir o desviar el paso del viento.

Mirá también: “Tipos de vientos”

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=aluOnoHcpiw[/embedyt]

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *