Agua Calentamiento global Medio ambiente

El mar Caspio se está evaporando

El mayor cuerpo de agua líquida situado tierra adentro de entre todos los del mundo se ha estado evaporando lenta pero consistentemente durante las dos últimas décadas debido al aumento de las temperaturas asociado al cambio climático. Así lo indican los resultados de un nuevo estudio.

Los niveles de agua en el Mar Caspio descendieron casi 7 centímetros por año desde 1996 a 2015, o casi 1,5 metros en total, según los resultados de la nueva investigación. El actual nivel del Mar Caspio se halla solo 1 metro por encima del nivel histórico más bajo alcanzado a finales de la década de 1970.

La mayor evaporación en el Mar Caspio de años recientes ha sido relacionada con unas temperaturas superiores del aire sobre su superficie. Según los datos del estudio, la temperatura promedio anual en la superficie del Mar Caspio se elevó alrededor de 1 grado centígrado entre los dos periodos considerados, 1979-1995 y 1996-2015. Estas temperaturas en aumento son probablemente un resultado del cambio climático, según el equipo de Jianli Chen y Clark Wilson, de la Universidad de Texas en la ciudad estadounidense de Austin.

La evaporación provocada por las temperaturas en aumento parece pues la causa principal de la actual caída del nivel de ese gigantesco lago de agua salada y del declive que probablemente continuará sufriendo a medida que el planeta se caliente, según los autores del estudio.

[Img #45889]

El Mar Caspio, visto desde la estación espacial internacional en 2016. (Foto: NASA-JSC)

El Mar Caspio, situado entre Europa y Asia, tiene una extensión aproximada de 371.000 kilómetros cuadrados. Ha experimentado cambios sustanciales en su nivel del agua a lo largo de los últimos siglos, pero los estudios anteriores no consiguieron concretar las causas exactas de dichos cambios.

El Mar Caspio está rodeado por cinco naciones y contiene abundantes recursos naturales y una vida silvestre diversa. Es también una importante fuente de pesca para los países circundantes.

 

Vía: Noticiasdelaciencia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *