Agua Ciencia Curiosidades y rarezas Medio ambiente

Los extraños icebergs verdes

Estos icebergs, que se encuentran en algunas zonas de la Antártida, transportan hierro de tierra al mar y aportan nutrientes fundamentales para la vida marina.

El hielo de un glaciar se forma cuando capas de nieve se acumulan y solidifican, su color blanco y azul claro se debe a que tienen burbujas de aire que reflejan la luz. Los icebergs nacen al fragmentarse de glaciares y estos pedazos de hielo siguen teniendo la misma coloración. Pero, en la Antártida existen algunos icebergs de color verde esmeralda.

Este fenómeno tan extraño ha desconcertado a los científicos durante décadas, desde que a principios del siglo XX, exploradores y navegantes informaron de la existencia de estos peculiares hielos verdes. Pero ahora, Stephen Warren, un glaciólogo de la Universidad de Washington, cree tener una explicación.

A través de un nuevo estudio, publicado en Journal of Geophysical Research: Oceans, sospechan que los óxidos de hierro provenientes del polvo de roca de la parte continental de la Antártida confieren este color a los icebergs.

¿Impureza del hielo marino? 

Warren comenzó a estudiar el fenómeno de los icebergs verdes a raíz de una expedición australiana en 1988 en la que pudo tomar muestras de un bloque de hielo de la plataforma Amery, en el este de la Antártida.

Cuando Warren y sus colegas analizaron las muestras del iceberg verde encontraron hielo marino. En ese momento los científicos sospechaban que impurezas en el agua marina, bajo la plataforma Amery, eran responsables del color verde del hielo. Impurezas como: carbón disuelto, partículas de animales y plantas marinas microscópicas muertas. Además, el carbón disuelto es amarillo y junto al color azul del hielo puro podía dar un tono verde al hielo.

Esta teoría se desmontó en el momento que Warren y sus colegas contrastaron las muestras de iceberg verde con las de un iceberg azul y comprobaron que tenían la misma cantidad de material orgánico.



Transportadores de hierro 

Warren siguió durante años sin esclarecer la coloración verdosa de estos enormes pedazos de hielo hasta que en un análisis en la Universidad de Tasmania (Austrália) encontraron grandes cantidades de hierro en estos icebergs.

¿Pero de donde venía el hierro?

Cuando los glaciares fluyen sobre una base de roca, pulverizan parte de esa roca. El polvo fluye hacia el mar y si se queda atrapado debajo de una plataforma de hielo las partículas pueden ser incorporadas en el hielo marino.

El hierro es un nutriente clave para el fitoplancton, las plantas microscópicas que forman la base de la red alimentaria marina. Pero el hierro escasea en muchas zonas del océano.

”El iceberg lleva este hierro hacia el océano, a grandes distancias. Y al derretirse lo entrega al fitoplancton. Es como un paquete del correo”, señala Warren.

Si los experimentos demuestran que la nueva teoría es correcta, esto significaría que los icebergs verdes están transportando preciado hierro desde el continente de la Antártida a mar abierto cuando se rompen, proporcionando este nutriente clave a los organismos que sustentan a casi toda la vida marina.

Vía: lavanguardia.com/natural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *