Derecho ambiental Medio ambiente Salud

El espacio verde es bueno para la salud mental

Los espacios verdes son necesarios en las ciudades y claramente proporcionan beneficios para la salud en toda la población.

En un amplio estudio a nivel nacional, investigadores de la Universidad de Aarhus en Dinamarca descubrieron que la exposición infantil a los espacios verdes (parques, bosques, tierras rurales, etc.) reduce el riesgo de desarrollar una serie de trastornos psiquiátricos durante la adolescencia y la edad adulta.

El estudio podría tener implicaciones de gran alcance para el diseño de ciudades sanas, haciendo que la planificación urbana centrada en el espacio verde sea una herramienta de intervención temprana para reducir los problemas de salud mental.

Utilizando datos del archivo satelital Landsat y el Sistema de Registro Civil Danés, los investigadores rastrearon los espacios verdes residenciales alrededor de un millón de daneses y los relacionaron con sus resultados de salud mental. Los científicos descubrieron que los ciudadanos que crecieron con el menor espacio verde cercano tenían un riesgo 55 por ciento mayor de desarrollar trastornos psiquiátricos como la depresión, la ansiedad y el abuso de sustancias en años posteriores.

La investigación fue publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences. Es el estudio epidemiológico más grande para documentar una conexión positiva entre los espacios verdes y la salud mental.

Impacto en la infancia

El impacto de los espacios verdes durante la infancia es significativo. La exposición a los espacios verdes es comparable a la historia familiar y la edad de los padres al predecir los resultados de salud mental. Sólo el estatus socioeconómico fue un indicador ligeramente más fuerte.

Los investigadores aún están trabajando exactamente por qué los espacios verdes son tan beneficiosos, pero claramente proporcionan beneficios para la salud en toda la población. Puede fomentar el ejercicio, proporcionar espacios para socializar, disminuir el ruido y la contaminación del aire, y mejorar la función inmunológica al proporcionar exposición a la microbiota beneficiosa. También puede ayudar con la restauración psicológica; es decir, el espacio verde proporciona un respiro para las mentes sobreestimuladas.

El estudio descubrió que el espacio verde protege más fuertemente contra los trastornos del estado de ánimo, la depresión, el comportamiento neurótico y los problemas relacionados con el estrés, lo que indica que la restauración psicológica puede ser el mecanismo de protección más fuerte que ofrece el espacio verde. 
El efecto del espacio verde también depende de la dosis, lo que significa que aquellos que tienen exposiciones más prolongadas al espacio verde tienen mayores beneficios para la salud mental.

Relación «espacio verde-salud mental», una investigadores de la Universidad de Aarhus en Dinamarca. Ver texto para detalles

El mapa y los gráficos de líneas anteriores describen la relación entre los espacios verdes y la salud mental relativa. Los verdes más oscuros del mapa son las áreas más rurales o sin desarrollar, mientras que los púrpuras más oscuros son los centros urbanos más desarrollados y pavimentados.

Los gráficos de líneas muestran el riesgo relativo de desarrollar un trastorno psiquiátrico (eje vertical) en comparación con la proximidad al espacio verde. El espacio verde se define por el Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI), una medición satelital del verdor de una parcela de tierra (con las áreas más verdes a la derecha en el eje horizontal). Observe cómo caen los riesgos para la salud mental incluso en áreas altamente urbanizadas cuando un ciudadano vive cerca de un espacio verde.

Investigaciones anteriores ya habían establecido que la vida en la ciudad puede aumentar el riesgo de algunos trastornos psiquiátricos. Si bien el mecanismo específico detrás del riesgo es desconocido, los que viven en ciudades tienen una actividad neuronal más alta, que está vinculada a niveles de estrés más altos. Con más de la mitad de la población mundial que ahora reside en ciudades, y ese número está creciendo, los profesionales de la salud están buscando formas de reducir el riesgo de trastornos psiquiátricos que la vida en la ciudad puede causar.

Si bien las áreas urbanas son las que más se benefician del aumento de los espacios verdes, esta asociación de protección no es solo para los habitantes de la ciudad. El estudio encontró que la exposición más prolongada a los espacios verdes estaba vinculada a mayores reducciones de riesgo desde el centro de la ciudad hasta las afueras rurales. No se encontró límite superior al beneficio.

Dos ricas y extensas fuentes de datos hicieron posible esta investigación: el registro danés, que contiene direcciones georreferenciadas, registros de salud y datos socioeconómicos para ciudadanos que se remontan a la década de 1960, y el largo archivo global de datos Landsat de 30 metros de resolución.

Los investigadores recopilaron información sobre más de 940,000 ciudadanos daneses nacidos entre 1985 y 2003. El equipo luego rastreó la proximidad de esos niños a los espacios verdes desde el nacimiento hasta los 10 años, así como su salud mental a largo plazo más allá de los 10 años. En ausencia de vegetación alrededor de la casa de cada ciudadano, Engemann y sus colegas utilizaron Landsat para calcular el NDVI, una proporción de la forma en que la vegetación refleja o absorbe la luz del infrarrojo cercano (que las plantas reflejan fuertemente) versus la luz roja visible (que las plantas absorben en gran medida). Los niveles más altos de NDVI indican un paisaje más verde y más vegetado.

«Decidimos usar los datos de Landsat porque eran gratuitos, de alta resolución y cubrían Dinamarca desde 1985», explicó la autora principal, Kristine Engemann, de la Universidad de Aarhus. «El rango geográfico mundial junto con la disponibilidad gratuita garantiza que nuestro estudio podría repetirse en otros países».

Imagen de NASA Earth Observatory por Joshua Stevens, utilizando datos cortesía de Engemann, K., et al. (2019). Historia de Laura Rocchio, Equipo de Alcance Científico de Landsat, con Mike Carlowicz.

NASA Earth Observatory

Vía: Tiempo (Revista Ram)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *