Calentamiento global Ciencia Curiosidades y rarezas El clima Medio ambiente

El día que la Tierra volverá a ser como hace 50 millones de años

Investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison creen que en el clima del año 2150 será similar al del Eoceno.

El mejor profeta del futuro es el pasado, como diría el poeta romántico Lord Byron. Y así está la Tierra, según los investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison, caminando hacia atrás en términos climáticos. Tal es así que, para el año 2150, los científicos cree que los humanos habremos llevado al planeta a una situación similar a la de hace 50 millones de años.

Para 2030 ya se espera que la climatología sea parecida a la del Plioceno medio (hace entre hace 5,33 millones y 2,59 millones de años). “Sin reducciones en nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, el clima en 2150 podría compararse con el Eoceno cálido y casi sin hielo”, aseguran. En apenas dos siglos se habría revertido la tendencia de enfriamiento planetario a largo plazo.

”Si pensamos en el futuro en términos del pasado, hacia dónde vamos es un territorio desconocido para la sociedad humana”, dice Kevin Burke, autor principal del estudio publicado este lunes en la revista Proceedings of the National Academy o Science (PNAS). “Nos estamos moviendo hacia cambios muy dramáticos en un marco de tiempo extremadamente rápido”, añade.

Todas las especies que están poblando actualmente la Tierra tenían un antepasado que sobrevivió al Eoceno y al Plioceno, pero nadie sabe con exactitud si tanto los humanos como la flora y la fauna de nuestros tiempos podrá adaptarse a cambios tan rápidos. ”Podemos usar el pasado como criterio para entender el futuro, aunque es muy diferente de todo lo que hemos experimentado en nuestras vidas”, dice John Williams, profesor de Geografía. Este trabajo se inspiró precisamente en una investigación suya que salió a la luz en 2007.

El análisis actual comparó las proyecciones climáticas futuras con los datos históricos de principios del siglo XX. “Las personas tienen dificultades para proyectar cómo será el mundo dentro de cinco o diez años. Y esta es una herramienta para predecir eso: a dónde nos dirigimos por estos caminos y cómo usar los análogos geológicos profundos para pensar los cambios”, apunta Williams.

Durante el Eoceno se formaron algunas de las cordilleras más significativas del mundo, como los Alpes o el Himalaya. Pero también aumentaron las temperaturas globales, siendo 13 grados centígrados de promedio más altas que las actuales. Los dinosaurios se acababan de extinguir y los primeros mamíferos como ballenas y caballos se estaban extendiendo por todo el mundo.

En el Ártico aún no había hielo y, en su lugar, el terreno lo ocupaban una serie de bosques pantanosos como los que se encuentran hoy en día en el sur de los Estados Unidos. En el Plioceno, América del Norte y del Sur se unieron, el clima era árido, los puentes de tierra permitieron que los animales se extendieran por los continentes y se formó el Himalaya.

Burke y Williams examinaron las similitudes entre las proyecciones climáticas futuras del Quinto Informe de Evaluación sobre Cambio Climático y varios periodos de la historia geológica. Estos incluían el Eoceno temprano, el Plioceno medio, el Último interglacial (hace entre 129.000 y 116.000 años), el Holoceno medio (hace 6.000 años), la era preindustrial (antes de 1850) y el siglo XX.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *