El clima Salud

El cambio de estación y las alergias

Con la primavera llegan los continuos cambios de tiempo, los resfriados y las alergias, ya que esta es la estación del año en la que muchas plantas producen polen.

Si hasta ahora nunca había sido diagnosticado de una alergia y empieza a notar síntomas como congestión nasal o estornudos, puede asaltarle una duda: ¿será alergia o un resfriado?

¿Qué es alergia y qué es resfriado?

La alergia es una reacción excesiva del sistema inmunitario encargado de defender al cuerpo humano, ante una sustancia que considera extraña y que suele ser inofensiva para la mayoría de las personas.

Cuando la persona entra en contacto con esta sustancia, denominada alérgeno, su organismo genera anticuerpos IgE para proteger al cuerpo de esta amenaza. Desde este momento, el individuo queda hipersensibilizado a esta sustancia, aunque no presente síntomas.

Tras esta fase de sensibilización, la próxima vez que la persona hipersensibilizada entre en contacto con el alérgeno, el sistema inmunitario segregará una sustancia, la histamina, que es la responsable de los síntomas comunes de una reacción alérgica (secreción nasal, estornudos, picor). De esta manera, cada vez que el alérgeno y la persona entren en contacto se producirá esta reacción.

El resfriado, en cambio, es un proceso infeccioso leve del aparato respiratorio, casi siempre de origen vírico, y sus síntomas duran en torno a una semana.

¿Cuándo aparecen las alergias y los resfriados?

La alergia puede aparecer en cualquier época del año, pero es más frecuente en primavera debido a que existe un mayor número de alérgenos. El resfriado, aunque es más común en invierno, también se puede padecer en cualquier época del año. Entonces… ¿cómo diferenciar sus síntomas?

Las alergias, además de afectar a las vías respiratorias, también pueden perjudicar a los ojos o a la piel, dando lugar a distintos tipos de reacciones. Las enfermedades alérgicas que afectan a las vías respiratorias se manifiestan como rinitis alérgica o asma alérgico.

Rinitis alérgica

La rinitis alérgica es la inflamación crónica de las capas internas de la nariz debido a una exposición de partículas de polvo o polen. En muchas ocasiones es causa de síntomas como los siguientes:

  • Estornudos.
  • Mucosidad abundante líquida, transparente y continuada, como un goteo.
  • Picor de nariz.
  • Nariz tapada.
  • Tos.

La severidad y frecuencia de su aparición varía de unas personas a otras.

Asma alérgico

El asma alérgico se trata de la inflamación y estrechamiento de los bronquios, lo que dificulta la respiración. Sus principales signos son:

  • Ahogo.
  • Episodios repetidos de tos.
  • Sonidos similares a los silbidos que se producen durante la respiración.
  • Opresión en el pecho.

Los síntomas de la alergia aparecerán con rapidez, siempre que la persona entre en contacto con la sustancia que produce la alergia y que provoca esa reacción en el organismo.

Resfriado

En cambio, en el caso del resfriado pueden aparecer:

  • Fiebre.
  • Secreción nasal densa y de color amarillo o verde.
  • Estornudos frecuentes, pero aislados.
  • Tos frecuente.
  • Dolor de garganta.

Su duración oscila de entre 7 y 10 días, a no ser que se complique y dé lugar a otra patología como la bronquitis. Su aparición es ocasional y su comienzo suele ser lento o gradual.

Vía: consumer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *