Astronomía Ciencia Curiosidades y rarezas Desde el espacio El clima

El asteroide de Chicxulub y el calentamiento abrupto de la Tierra

Cuando el asteroide Chicxulub se estrelló contra la Tierra hace 65 millones de años, el evento condujo a una abrupta y prolongada era de calentamiento global, con un rápido aumento de la temperatura de 5 ºC que duró unos 100.000 años, según informa un nuevo estudio.

El evento monumental es un caso raro en el que los sistemas de la Tierra se perturbaron a un ritmo mayor que el que está ocurriendo ahora a partir de la actividad humana. Por lo tanto, proporciona información valiosa sobre lo que puede suceder a partir de cambios ambientales repentinos y extremos.

Los efectos secundarios del impacto de Chicxulub siguen siendo debatidos, y algunos científicos defienden que el hollín dentro de la atmósfera bloqueaba el sol lo suficientemente como para impulsar el enfriamiento global; otros sugieren que el carbono liberado de la corteza terrestre a la atmósfera tras el impacto del asteroide, así como el carbono de los incendios forestales, tuvo un efecto de calentamiento.

Para comprender mejor cómo cambió la temperatura durante este tiempo, Ken MacLeod y sus colegas analizaron una colección robusta de restos de dientes de pescado, escamas y huesos de un sitio en Túnez, bien conservados, del tamaño de un grano de arena. Estas muestras retienen firmas isotópicas de oxígeno que revelan la temperatura en el momento en que el animal relacionado estaba vivo.

Los autores pudieron recolectar muestras de sedimentos que abarcan el tiempo previo al impacto de Chicxulub, hasta mucho después.

Con base en su análisis, proponen que las temperaturas globales aumentaron alrededor de 5º C y no se enfriaron a valores previos durante aproximadamente 100,000 años después del impacto, una magnitud y duración de calentamiento muy parecidas a los niveles de dióxido de carbono que algunos tipos de análisis han estimado emitido durante el mismo período.

MacLeod y sus colegas notaron alguna discrepancia entre sus resultados y las concentraciones de dióxido de carbono atmosférico derivado de otros tipos de análisis, que predicen un aumento más modesto.

Vía: Tiempo (Revista RAM)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *