Astronomía Ciencia Curiosidades y rarezas Desde el espacio

El agua en la Luna podría estar ampliamente distribuida

Un nuevo análisis de los datos de dos misiones lunares ha encontrado evidencias de que el agua de la Luna está ampliamente distribuida y no está confinada a una región o tipo de terreno en particular.

El agua parece estar presente día y noche, aunque no es fácilmente accesible.

Los hallazgos podrían ayudar a los investigadores a comprender el origen del agua de la Luna y lo fácil que sería usarla como recurso. Si la Luna tiene suficiente agua, y si es razonablemente accesible, los futuros exploradores podrían usarla como agua potable o convertirla en hidrógeno y oxígeno para el combustible de los cohetes o el oxígeno para respirar.

“Encontramos que no importa a qué hora del día ni a qué latitud nos fijemos, la señal que indica el agua siempre parece estar presente”, dijo Joshua Bandfield, investigador principal del Instituto Espacial de Ciencias en Boulder, Colorado, y autor principal del nuevo estudio publicado en Nature Geoscience.

Los resultados contradicen algunos estudios anteriores, que sugirieron que se detectó más agua en las latitudes polares de la Luna y que la fuerza de la señal del agua aumenta y disminuye según el día lunar (29,5 días terrestres). Tomando esto en conjunto, algunos investigadores propusieron que las moléculas de agua pueden “saltar” a través de la superficie lunar hasta que entren en trampas frías en los rincones oscuros de los cráteres cerca de los polos norte y sur. En ciencia planetaria, una trampa fría es una región que es tan fría, que el vapor de agua y otros volátiles que entran en contacto con la superficie permanecerán estables durante un período de tiempo prolongado, tal vez hasta varios miles de millones de años.

Los debates continúan debido a las sutilezas de cómo se ha logrado la detección hasta el momento. La evidencia principal proviene de instrumentos de detección remota que midieron la fuerza de la luz solar reflejada en la superficie lunar. Cuando hay agua presente, instrumentos como estos recogen una huella dactilar espectral a longitudes de onda cercanas a los 3 micrómetros, que se encuentra más allá de la luz visible y en el ámbito de la radiación infrarroja.

Pero la superficie de la Luna también puede calentarse lo suficiente como para “brillar” o emitir su propia luz en la región infrarroja del espectro. El desafío es desenredar esta mezcla de luz reflejada y emitida. Para desentrañar los dos, los investigadores deben tener información de temperatura muy precisa.

Bandfield y sus colegas presentaron una nueva forma de incorporar información de temperatura, creando un modelo detallado a partir de las mediciones realizadas por el instrumento Diviner de la sonda espacial LRO de la NASA. El equipo aplicó este modelo de temperatura a los datos recopilados anteriormente por Moon Mineralogy Mapper, un espectrómetro visible e infrarrojo que el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, proporcionó para el orbitador Chandrayaan-1 de la India.

El nuevo hallazgo de agua generalizada y relativamente inmóvil sugiere que puede estar presente principalmente como OH, una relación más reactiva del H2O que está compuesta de un átomo de oxígeno y un átomo de hidrógeno. OH, también llamado hidroxilo, no se mantiene por sí solo por mucho tiempo, prefiriendo atacar moléculas o adherirse químicamente a ellas. Por lo tanto, debe extraerse de los minerales para poder ser utilizado.

La investigación también sugiere que cualquier H2O presente en la Luna no está ligeramente adherido a la superficie.

“Al establecer algunos límites sobre lo móvil que es el agua o el OH en la superficie, podemos ayudar a limitar la cantidad de agua que podría alcanzar las trampas de frío en las regiones polares”, dijo Michael Poston del Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio, Texas.

Clasificar lo que sucede en la Luna también podría ayudar a los investigadores a comprender las fuentes de agua y su almacenamiento a largo plazo en otros cuerpos rocosos en todo el sistema solar.

Un nuevo análisis de los datos de dos misiones lunares ha encontrado evidencias de que el agua de la Luna está ampliamente distribuida y no está confinada a una región o tipo de terreno en particular. El agua parece estar presente día y noche, aunque no es fácilmente accesible. Imagen Crédito: NASA/GSFC

 

Vía: Revista RAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *