Calentamiento global El clima Medio ambiente

Deshielo histórico en Antártida se podría volver a repetir

El último deshielo parcial de la Antártida elevó el nivel del mar 3 metros, y puede volver a pasar. Este aumento del nivel del mar fue debido a un aumento de solo 2 grados Celsius de las temperaturas oceánicas.

El aumento de la temperatura del agua en mares y océanos se ha acelerado a escala global en los últimos años. Así lo demostró un estudio publicado recientemente en la revista Advances in Atmospheric Sciences, donde se confirma tanto la tendencia como el nivel máximo observado en 2019. El dato concreto de 2019 indica que la temperatura de los océanos fue la más alta desde que hay registros. Concretamente, la temperatura del océano durante el año pasado fue de unos 0,075 ºC por encima de la medida registrada en el periodo de 1981 a 2010.

Con estos datos a la cabeza nos enfrentamos a un dato histórico, extraído de un nuevo estudio internacional dirigido por la UNSW Sydney, que puede ponernos la piel de gallina.

El estudio asegura que hace unos 120.000 años un aumento de 2 grados centígrados de las temperaturas oceánicas impulsó el derretimiento de las capas de hielo antárticas y provocó un aumento de varios metros en el nivel medio del mar a escala mundial.

Los científicos de este estudio, publicado en la revista PNAS, aseguran que estamos yendo en esa dirección nuevamente. Si tenemos en cuenta los datos expuestos al principio de este artículo todo apunta que esto puede volver a ocurrir en un futuro no muy lejano.

Ver imagen en Twitter

Derretimiento masivo

Durante un período conocido como el Último Interglacial (hace 129,000-116,000 años) hubo un derretimiento masivo de la capa de hielo antártica occidental. Esto provocó como consecuencia unos altos niveles del mar.

”No solo perdimos gran parte de la capa de hielo de la Antártida Occidental, sino que esto sucedió muy temprano durante el último Interglacial”, asegura Chris Turney, profesor de Ciencias de la Tierra y el Clima en la UNSW Sydney y autor principal del estudio.

No solo perdimos gran parte de la capa de hielo de la Antártida Occidental, sino que esto sucedió muy temprano durante el último Interglacial.

Durante el último Interglacial, las temperaturas de los océanos polares probablemente subieron menos de 2ºC. Unas temperaturas más cálidas que hoy en día pero que sirven para predecir posibles consecuencias futuras.

”El derretimiento probablemente fue causado por el calentamiento del océano a menos de 2 ° C, y eso es algo que tiene importantes implicaciones para el futuro, dado el aumento de la temperatura del océano y el derretimiento de la Antártida Occidental que está ocurriendo hoy”, asegura Turney.

El profesor Chris Turney tomando muestras de hielo azul en Patriot Hills (Antártida).
El profesor Chris Turney tomando muestras de hielo azul en Patriot Hills (Antártida). (AntarcticScience.com)

El derretimiento probablemente fue causado por el calentamiento del océano a menos de 2 ° C, y eso es algo que tiene importantes implicaciones para el futuro, dado el aumento de la temperatura del océano y el derretimiento de la Antártida Occidental que está ocurriendo hoy.

Retrocediendo en el tiempo

Para llevar a cabo su investigación, el profesor Turney y su equipo viajaron al área de hielo azul Patriot Hills, un sitio ubicado en la periferia de la capa de hielo antártica occidental. Estas áreas de hielo azul son el laboratorio perfecto para los científicos debido a su topografía única: están creadas por vientos catabáticos feroces y de alta densidad. Cuando estos vientos soplan sobre las montañas, eliminan la capa superior de nieve y erosionan el hielo expuesto. A medida que se elimina el hielo, el hielo antiguo fluye hacia la superficie, ofreciendo una idea de la historia de la capa de hielo.

”En lugar de perforar kilómetros en el hielo, simplemente podemos caminar a través de un área de hielo azul y viajar de regreso a través de milenios. Al tomar muestras de hielo de la superficie, podemos reconstruir lo que sucedió a este precioso entorno en el pasado”, explica Turney.

A través de las mediciones de isótopos, el equipo descubrió una brecha en el registro de la capa de hielo inmediatamente antes del último interglacial. Este período de falta de hielo coincide con el aumento extremo del nivel del mar, lo que sugiere una rápida pérdida de la capa de hielo antártica occidental. La ceniza volcánica, las muestras de gases traza y el ADN antiguo de las bacterias atrapadas en el hielo respaldan este hallazgo.

Mirar al pasado para aprender de él

Los ciclos de la edad de hielo ocurren aproximadamente cada 100,000 años debido a cambios sutiles en la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Estas edades de hielo están separadas por períodos interglaciales cálidos. El último interglacial es el período cálido más reciente de nuestro actual período interglacial, el Holoceno.

Si bien la contribución humana al calentamiento global hace que el Holoceno sea único, el Último Interglacial sigue siendo un punto de investigación útil para comprender cómo responde el planeta al cambio extremo.

Aire antiguo atrapado como burbujas de gas dentro del hielo de Patriot Hills
Aire antiguo atrapado como burbujas de gas dentro del hielo de Patriot Hills (antarcticscience.com/)

”El futuro está yendo mucho más allá del rango de todo lo que hemos observado en el registro instrumental científico de los últimos 150 años”, dice el profesor Turney. “Tenemos que mirar más allá del pasado si vamos a gestionar cambios futuros”.

Se cree que en el último Interglacial, el nivel medio global del mar fue entre 6 m y 9 m más alto que el actual, aunque algunos científicos sospechan que esto podría haber alcanzado los 11 m. El deshielo de la Antártida, junto al derretimiento de capas de Groenlandia, la expansión del océano debido a temperaturas más altas y el deshielo de los glaciares de montaña fueron los responsables.


”Ahora tenemos algunas de las primeras pruebas importantes de que la Antártida Occidental se derritió y provocó una gran parte de este aumento del nivel del mar”, dice el profesor Turney.

Utilizando los datos obtenidos de su trabajo de campo, el equipo realizó simulaciones de modelos para investigar cómo el calentamiento afecto a esta gran plataforma de hielo flotantes. Los resultados sugieren un aumento del nivel del mar de 3,8 m durante los primeros mil años a consecuencia de un océano 2° más cálido.

Minimizar el calentamiento, reto de futuro

A los investigadores les preocupa que las altas temperaturas, habituales en los últimos años, de la superficie del mar provoquen que la capa de hielo de la Antártida Oriental se derrita, lo que elevaría los niveles globales del mar.

Las retroalimentaciones positivas entre el calentamiento del océano, el colapso de la plataforma de hielo y el derretimiento de la capa de hielo sugieren que la Antártida Occidental puede ser vulnerable y pasar a un punto de inflexión.

”Las retroalimentaciones positivas entre el calentamiento del océano, el colapso de la plataforma de hielo y el derretimiento de la capa de hielo sugieren que la Antártida Occidental puede ser vulnerable y pasar a un punto de inflexión”, enfatiza la Dra. Zoë Thomas, coautora y ARC Discovery Early Career Research Award (DECRA) Miembro de la UNSW.

”A medida que llega al punto de inflexión, solo un pequeño aumento de la temperatura podría provocar un derretimiento abrupto de la capa de hielo y un aumento de varios metros en el nivel global del mar”, añade.

Vía: Lavanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *