Ciencia Medio ambiente Polución ambiental

Contaminación acústica: ejemplos, causas y consecuencia

Actualmente, las ciudades son grandes productoras de ruido y contaminación acústica. Se calcula que hoy en día, en las ciudades viven dos tercios de la población global. Las fuentes de ruido en las ciudades son diversas, aunque la principal fuente, es el tráfico y todo lo que se deriva de este. Estos niveles de ruido pueden llegar a provocar enfermedades en las personas, entre otras consecuencias de distinta gravedad.

En este artículo analizamos la contaminación acústica: ejemplos, causas y consecuencias. Toma nota para aprender todo lo que hay que saber sobre este tipo de contaminación.

La contaminación acústica, sus características y ejemplos

La contaminación acústica o sonora, también llamada estés auditivo, es mayor en las ciudades y procede de diferentes focos como la circulación, atascos, sonidos del claxon, semáforos, construcciones u obras, fiestas y discotecas y los niveles suelen ser mayores por la noche que por el día. Son los especialistas en ruido los que son los encargados de realizar sus mediciones y elaborar los mapas de ruido en las ciudades, donde se detallan los niveles de ruido en las diferentes zonas y sus umbrales, tanto de día como de noche. La Organización Mundial de la Salud (OMS) propuso un límite superior de ruido de 65 decibelios (dB) para que no produzca daños en la salud humana, aunque miles de personas se exponen todos los días a niveles superiores.

Las características que posee este tipo de contaminación son bastante particulares, con respecto a otros tipos de contaminaciones. Algunas de las características de la contaminación acústica son:

  • Es un contaminante que se produce con poca energía y es barata.
  • Sus mediciones son difíciles.
  • No emite desechos ni su efecto en la naturaleza se acumula, pero sus efectos sobre los seres vivos sí.
  • Su radio de expansión a partir del foco de emisión es pequeño, con respecto a otros tipos de contaminaciones.
  • No es dispersado por medios como el viento, aunque sí son ondas que se desplazan por el aire.
  • Se percibe solo a través del oído, pues por ejemplo también se pueden percibir las vibraciones en todo el cuerpo.
La contaminación acústica, sus características y ejemplos

Consecuencias del ruido en la salud humana

La constante exposición a niveles tan elevados de ruido puede provocar estrés, ansiedad, problemas cardiovasculares o problemas de aprendizaje. No obstante, son muchos más las consecuencias para la salud que se producen a raíz de este tipo de contaminación, como son los siguientes:

Insomnio

Aquellas ciudades con una elevada actividad nocturna con bares, pubs o discotecas, sufren más ruido por la noche. Este nivel de ruido nocturno puede producir problemas del sueño e insomnio en los vecinos. El insomnio aumenta el riesgo de sufrir problemas de estrés, ansiedad, falta de memoria, problemas del aprendizaje o problemas del sistema inmunológico. Ya existen estudios que relacionan el nivel de ruido con el aumento de ingresos hospitalarios.

Problemas cardiovasculares

Se ha investigado que las personas expuestas de forma crónica a niveles de ruido por encima de los 65 dB o de forma aguda a niveles entre 80-85 dB, pueden sufrir problemas cardíacos a largo plazo. El motivo es que el organismo responde a estos elevados niveles de ruido liberando hormonas que elevan la presión arterial, frecuencia cardíaca o vasoconstricción. Las personas mayores son las más vulnerables.

Problemas auditivos

Las personas expuestas de forma crónica a estos niveles de ruido, tienen mayor riesgo de sufrir lesiones en el oído. Son lesiones que van destruyendo las células auditivas poco a poco y dañando la audición.

La pérdida de audición produce problemas en la vida cotidiana como dificultad en las relaciones sociales, deterioro del rendimiento laboral y académico, aislamiento, soledad o depresión

Consecuencias de la contaminación acústica o sonora para los animales

No solo el ser humano sufre la contaminación acústica, la vida salvaje se enfrenta a problemas incluso mayores derivados de los elevados niveles de ruido, debido a que son mucho más sensibles a ellos. Un problema añadido que tienen es que no pueden distinguir si la fuente de ruido representa un peligro o no, por lo que, por ejemplo, los animales domésticos se vuelven más agresivos con altos niveles de ruido. Además, los animales se pueden desorientar y sufrir cambios graves en su comportamiento.

En cuanto a los animales que se encuentran en la naturaleza, pueden sufrir pérdidas de audición y volverse presa fácil para los depredadores, lo que altera el equilibrio natural. A veces, incluso, pierden su capacidad de cazar.

Otras especies que se comunican mediante llamadas, pueden ser incapaces de comunicarse de esta forma y, como consecuencia, tener problemas para la reproducción. Otras que se orientan por ondas de sonido, pueden desorientarse y ver afectados sus patrones de migración, lo cual puede suceder tanto en aire y tierra como en el agua, como sucede a delfines y todo tipo de ballenas cuando varan en las playas. En resumen, el ruido puede alterar los patrones de sueño, migración, alimentación o apareamiento en la fauna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *