Calentamiento global El clima Medio ambiente

¿Con un Ártico sin hielo, Podríamos enfriar la Tierra?

La región del Ártico se está calentando más rápido que cualquier otro lugar en la Tierra, y a medida que lo hace se pierde más y más hielo marino cada año, ya estamos sintiendo los impactos.

Los investigadores de IIASA exploraron estrategias para enfriar los océanos en un mundo sin este importante mecanismo de enfriamiento.

Los científicos estiman que el hielo marino del verano en el Océano Ártico desaparecerá en una generación. Estas son malas noticias para el mundo, ya que el hielo y la nieve reflejan una alta proporción de la energía del sol en el espacio, lo que mantiene el planeta fresco.

A medida que el Ártico pierde nieve y hielo, las rocas desnudas y el agua quedan expuestas y absorben cada vez más la energía del sol, lo que la calienta, un proceso conocido como efecto albedo.

Dado que sería muy difícil revertir esta tendencia, incluso si logramos alcanzar el objetivo de 1.5 ºC establecido en el Acuerdo de París, los investigadores de IIASA exploraron lo que sucedería si tuviéramos que revertir esta lógica y hacer de la región del Ártico una red contribuyente al enfriamiento de los océanos del mundo y, por extensión, a la Tierra.

Un método propuesto para aumentar el espesor de la capa de hielo del Ártico. Ver referencia final

En su nuevo artículo publicado en la revista SN Applied Sciences de Springer, los autores analizaron cuál sería la contribución del Ártico al calentamiento global si no hubiera una capa de hielo, incluso durante los meses de invierno. También analizaron formas en que el mundo podría adaptarse a las nuevas condiciones climáticas resultantes.

«La capa de hielo del Océano Ártico funciona como un fuerte aislante, impidiendo que el calor del océano debajo caliente la atmósfera de arriba. Sin embargo, si se eliminara esta capa de hielo, la temperatura de la atmósfera aumentaría alrededor de 20 ° C durante el invierno. Este aumento en la temperatura aumentaría el calor irradiado al espacio y, por lo tanto, enfriaría los océanos «, explica el autor principal del estudio, Julian Hunt, quien actualmente tiene una beca postdoc en IIASA.

Según los autores, el factor principal que contribuye a mantener la cubierta de hielo marino del Ártico es el hecho de que el Océano Ártico superficial (los 100 metros superiores) tiene una salinidad de alrededor de 5 gramos por litro (g / l) más baja que la del océano Atlántico. Esto impide que el Océano Atlántico fluya sobre las frías aguas del Ártico.

Los autores argumentan que aumentar la salinidad de la superficie del Océano Ártico permitiría que la corriente más cálida y menos salada del Océano Atlántico Norte fluya sobre la superficie del Océano Ártico, lo que aumenta considerablemente la temperatura de la atmósfera del Ártico y libera el calor del océano atrapado debajo el hielo. Los investigadores proponen tres estrategias para lograr esto:

– La primera estrategia implica reducir el flujo de agua de los principales ríos de Rusia y Canadá hacia el Ártico, bombeando el agua a las regiones de los EE. UU. y Asia Central, donde podría usarse para aumentar la producción agrícola en regiones con poca disponibilidad de agua.

– Como segunda estrategia, los investigadores sugieren crear barreras sumergidas frente a los glaciares de Groenlandia para reducir el derretimiento de las capas de hielo de Groenlandia.

-La tercera estrategia sería bombear agua desde el Océano Ártico superficial hacia el océano profundo para que se mezcle con cuanto más agua salada hay debajo. Las bombas en dicho proyecto funcionarían con electricidad generada a partir de fuentes solares y eólicas intermitentes, lo que permitiría una implementación más fluida de estas tecnologías.

El análisis de los investigadores muestra que con un promedio de 116 GW de energía durante 50 años de operación, estas estrategias podrían reducir la salinidad de las aguas superficiales del Océano Ártico a 2 g / l. Esto aumentaría el flujo de la corriente del Atlántico Norte hacia el Ártico y reduciría considerablemente la capa de hielo en el Ártico durante el invierno.

A pesar de las preocupaciones sobre la pérdida de hielo marino en el Ártico, los autores señalan que hay varias ventajas en un escenario ártico sin hielo: los buques podrían, por ejemplo, navegar a través del Océano Ártico durante todo el año, lo que reduciría distancia para el envío de productos desde Asia a Europa y América del Norte.

Además, la temperatura en el Ártico aumentaría durante los meses de invierno, lo que reduciría la demanda de calefacción en Europa, América del Norte y Asia durante el invierno. La frecuencia e intensidad de los huracanes en el Océano Atlántico también podrían reducirse debido a la reducción de la temperatura en las aguas del Océano Atlántico. Además de esto, las aguas sin hielo también podrían ayudar a absorber más CO2 de la atmósfera.

Sin embargo, Hunt advierte que si bien hay beneficios para un Ártico sin hielo, es difícil predecir cuál será el impacto en los niveles mundiales del mar, ya que las temperaturas más altas del Ártico provocarían un mayor derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia. También es difícil predecir los cambios en el clima mundial, ya que el círculo polar se debilitará considerablemente durante el invierno.

«Aunque es importante mitigar los impactos del cambio climático con la reducción de las emisiones de CO2, también debemos pensar en formas de adaptar el mundo a las nuevas condiciones climáticas para evitar el cambio climático incontrolable, impredecible y destructivo que resulta en colapso socioeconómico y ambiental. El cambio climático es un problema importante y se deben considerar todas las opciones al tratarlo «, concluye Hunt.

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *