El clima Salud Vida animal

¿Cómo la calefacción afecta a tu mascota?

El invierno suele ser perjudicial para la salud de los humanos como también puede serlo para la salud de los animales. ¿De qué manera los afecta? ¿Qué tenemos que saber al respecto?

En el caso de los perros hay que seguir una serie de cuidados, sobre todo relacionados con su pelaje, para evitar que el frío invernal les afecte demasiado.

El aumento de temperatura dentro de casa provoca en las mascotas cambios como la muda de pelaje. Debemos extremar su cuidado para evitar enfermedades.

¿Cuáles son los cuidados básicos que tenemos que dar a las mascotas en invierno?

Durante el invierno hay que tener algo de cuidado con el pelo del animal, porque suelen hacer la muda de otoño a invierno, por lo que conviene cepillarles a menudo para evitar posibles nudos. También hay que hacer una desparasitación externa, que normalmente se hace cada tres meses. Es más propio del verano pero con el cambio climático ahora se puede dar todo el año. También se les puede prevenir utilizando collares o pipetas. Hay que protegerlos para evitar el ataque de los parásitos.

¿Cómo afecta la calefacción a los perros?

En el caso de los perros, depende del tipo de pelo, y de si son razas ‘de invierno’ o razas pequeñas. En general, los perros sufren más constipados, faringitis y problemas respiratorios porque pasan de estar en un ambiente caliente dentro de casa, a un ambiente frío en la calle cuando salen a dar un paseo. Si el animal es mayor o tiene otra enfermedad es posible incluso que llegue a sufrir bronquitis o neumonía.

¿Cómo podemos notar que nuestro perro tiene frío?

Se comportan igual que los humanos en ese aspecto. Se puede ver cuando un animal tiene frío que tirita o se acurruca. Sin embargo, los perros están más capacitados para soportar las inclemencias del tiempo, ya que su pelo les protege de las bajas temperaturas, aunque siempre va en función de la raza. No es lo mismo un Husky siberiano, que tiene mucho pelo, a un chihuahua, que casi no tiene.

¿Cómo afecta la calefacción a los gatos? 

A los gatos les gusta descansar en lugares calientes, cerca de los radiadores. El problema es que con el calor provocado por la calefacción sufren un aumento de la muda. El ritmo circadiano, que regula las horas de luz de día, les indica que es invierno, pero como la temperatura dentro de casa es elevada por la calefacción, muchos gatos sufren una muda, como en la primavera.

¿Cómo les afecta el invierno?

En principio no les afecta esta estación, pero siempre va según las razas, a unas les puede afectar más que a otras. Si nuestro perro es de una raza a la que podemos saber que le puede afectar más el frío, le podemos poner un chaleco o abrigo para pasear.

¿Les afecta la calefacción?

Lamentablemente, lo que es beneficioso para evitar que sufran las inclemencias del tiempo sí les afecta. Los perros van mudando el pelo a lo largo del año según las temperaturas pero como la calefacción altera la temperatura normal y la hace más elevada en casa, ese ciclo de muda del pelo se puede alterar. La calefacción hace que haya animales que mudan el pelo todo el año, sobre todo los de pelo corto que les afecta más que a los de pelo largo, al contrario de lo que se pudiera pensar.

¿Hay que ponerles alguna vacuna en invierno?

El programa vacunal va en función de su fecha de nacimiento. Es fundamental que la madre esté vacunada para que el cachorro, al nacer, coja las defensas en sus primeras horas de vida. A partir de los dos meses y medio se les ha de vacunar y a partir de 15 días se les tiene que desparasitar porque si la madre no está bien desparasitada, les puede pasar parásitos. Las vacunas hay que repetirlas cada año ya que luego hay muchos dueños que les ponen las vacunas al principio y luego se olvidan y dejan de ponérselas y tampoco los desparasitan, dejando al perro desprotegido.

¿Se pueden constipar los perros como las personas?

Por supuesto. Y cogen también las gripes provocadas por virus. En el caso de los virus se actúa vacunando para prevenir ya que, una vez con la gripe provocada por un virus, no hay tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *