El clima El tiempo atmosférico Fenómenos naturales Medio ambiente Polución ambiental

Clima más cálido y seco explica el aumento en el tamaño y la gravedad de los incendios de California

Los humanos regularmente causan incendios forestales en California y en otros lugares del mundo con la quema de rastrojos. Tiran los cigarrillos o dejan fogatas mal apagadas en la foresta seca. Pero en California, además sopla un viento en capas bajas muy intenso en otoño e invierno, Un coctel perfecto para los incendios y su propagación.

Los humanos también pueden influir en el tamaño y la severidad de los incendios forestales. El calentamiento global provocado por el hombre y la represión agresiva de incendios forestales, el enfoque de larga data de la gestión forestal estatal y federal, explican la reciente ola de incendios mortales que se están desatando en California, según muestra una investigación.

California tuvo un verano particularmente caluroso y seco, lo que ha exacerbado las condiciones de incendios forestales. Docenas de estudios sugieren que el calentamiento global causado por el hombre explica el aumento en la frecuencia, severidad y duración de las olas de calor y sequías.

Las condiciones cálidas y secas aumentan las probabilidades de incendios forestales, pero incluso sin condiciones extremas, el aumento de las temperaturas globales, como resultado del aumento de las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero, hace que sea más probable que se produzcan incendios forestales.

Varios estudios han encontrado que el calentamiento global está alargando efectivamente la temporada de incendios forestales al persuadir la llegada temprana de la primavera y prolongar el final del otoño.


“El ciclo estacional cambiante proporciona evidencia poderosa y novedosa de un efecto humano significativo en el clima de la Tierra”, dijo a principios de este año Benjamin Santer, un científico atmosférico del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en California.

Además de elevar las temperaturas y prolongar la temporada de incendios, las investigaciones sugieren que el cambio climático también está desacelerando los patrones atmosféricos, lo que aumenta las probabilidades de que ciertos patrones extremos se mantengan. El calor extremo afectó a California durante gran parte del verano, y varios estudios sugieren que una corriente de chorro que disminuye la velocidad es una de las razones.

A medida que el Ártico se calienta, el gradiente de temperatura que impulsa la corriente en chorro se está debilitando. Los científicos creen que una corriente en chorro más esporádica y más lenta ayuda a explicar el aumento del clima extremo y los patrones de retención. El fenómeno puede explicar tanto las sequías prolongadas como los eventos extremos de precipitación.

“Las olas de calor y la sequía que están relacionadas con estos extremos de corrientes en chorro ocurren sobre el aumento de las temperaturas y el calentamiento global, es un doble golpe”, dijo Valerie Trouet, científica del Laboratorio de Investigación de Anillos de Árboles de Arizona, en enero.

Durante las últimas décadas, a medida que los humanos aceleraron el cambio climático, también se expandieron a regiones propensas a incendios, construyendo casas que requieren protección. Muchos investigadores piensan que las políticas agresivas de extinción de incendios han mantenido el bosque extrañamente denso, haciéndolos más propensos a los incendios severos cuando las llamas crecen sin control.

Desafortunadamente, todos estos fenómenos alimentan la retroalimentación negativa. Los estudios sugieren que los arbustos y árboles más pequeños, más especies propensas a los incendios, pueden superar a los árboles más grandes en bosques degradados por el calor, la sequía y el fuego, asegurando que el próximo incendio sea peor que el anterior.

“A medida que el clima continúe calentándose, los grandes incendios forestales severos serán más frecuentes, y las condiciones secas que siguen favorecerán cada vez más a los arbustos sobre las coníferas”, dijo el ecologista de Harvard Jonathan Thompson.

Un estudio encontró que los incendios forestales en África fomentan las condiciones de sequía, lo que a su vez hace que sea más probable que se produzcan incendios forestales.

Ninguna investigación puede probar que el calentamiento global por sí solo causó un solo incendio, incluidos los incendios que se están librando en California. Pero el creciente cuerpo de investigaciones sobre ciencia del clima sugiere que los incendios forestales seguirán siendo un problema creciente mientras los humanos continúen alterando el clima. Y a medida que continúan los grandes incendios, el carbono regresará a la atmósfera, lo que impedirá que el objetivo de limitar el aumento de la temperatura global sea inferior a 2 ºC.

Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *