Curiosidades y rarezas El clima Fenómenos naturales Meteorología

Cinco fenómenos meteorológicos muy curiosos

La meteorología está plagada de ciertos fenómenos curiosos que parecen no tener una fácil explicación.

Se van a describir algunos  fenómenos singulares, aunque sí que se les han encontrado explicaciones, no siempre está muy clara o, al menos, no termina de satisfacer la curiosidad de los científicos.

Los top 5 de los fenómenos meteorológicos más curiosos

– Bloques de hielo que caen de la nada

A nadie le sorprende encontrarse con una tormenta de granizo, pero la cosa cambia cuando los trozos de hielo tienen un tamaño considerable. El bloque de hielo registrado más grande que se ha encontrado tenía un tamaño de 17.8 cm de diámetro, lo que se considera unas dimensiones importantes.

Hasta aquí nada raro. Lo que resulta extraño es que muchos de estos bloques parecen caer de la nada, sin que existan tormentas o fenómenos meteorológicos complicados.

Algunas teorías sostienen que podrían tratarse de bloques de hielo desprendidos por aviones que sobrevuelan la zona a gran altura, aunque no ha podido todavía ser confirmado.

 

– Duendes, elfos y chorros azules

No estamos hablando de seres mitológicos que bien podrían haberse escapado de una obra de Tolkien. Los duendes, elfos y chorros azules hacen referencia a unos fenómenos luminosos que se dan en la atmósfera superior. Han sido observados por pilotos de aviones que sobrevuelan la estratosfera.

Los duendes (también conocidos como sprites), son un tipo de descarga eléctrica que emite una característica luz rojiza. Lo más común es que se produzcan a una altitud de 80 km. Los chorros azules tienen forma de cono con luz azulada que se forman a una altitud inferior.

Lo más curioso de todo es que estos fenómenos tienen una duración limitada (de fracciones de segundo) y todavía no se les ha encontrado una explicación fácilmente plausible, aunque suelen relacionarse con tormentas grandes y organizadas.

– Bolas relámpago

Las bolas relámpago  o rayos en bolas se han observado durante siglos. Es un enigmático fenómeno eléctrico representado por unas singulares bolas de luz, con un tamaño no superior a una pelota de golf, aunque en ocasiones se han encontrado con un tamaño similar al de una pelota de fútbol.

Miles de personas aseguran haberlas visto durante las tormentas y hasta parecen ser capaces de entrar por las ventanas de los hogares. No emiten ni olor, ni calor, aunque parece ser que si que emiten un sonido muy bajo y que incluso pueden desaparecer en el aire de un momento a otro.

No se sabe mucho sobre su naturaleza física. En muchas imágenes han podido ser registradas, pero es uno de los grandes misterios del mundo que todavía están pendientes de resolverse.

 

– Remolinos de fuego

Los remolinos de fuego se han relacionado desde antaño con los torbellinos o remolinos del diablo. Se suelen desarrollar durante los incendios forestales siempre que la velocidad del viento sea lo suficientemente elevada. Sin embargo, la posibilidad de que se produzca un remolino de fuego es bastante baja.

Un ejemplo de este singular fenómeno ocurrió en el año 1923 en Japón: tras un incendio forestal, se creó un remolino de fuego que fue la causa de la muerte de más de 30.000 personas.

La formación de estos remolinos de fuego sigue la forma parecida a los remolinos de días cálidos, donde no hay una nube madre, a diferencia de los tornados que sí llevan asociado una nube madre convectiva. Existe una diferencia de temperatura que hace que el fuego ascienda a gran velocidad. Todo esto hace que el poder destructivo del mismo aumente de manera considerable.

 

– El inusual tiempo en el Triángulo de las Bermudas

Una de las explicaciones sobre el misterio del Triángulo de las Bermudas podría guardar relación directa con el tiempo meteorológico: se especula que las duras condiciones meteorológicas de dicha zona podrían explicar ciertos accidentes no explicados.

Estamos hablando un triángulo que va desde las islas Bermudas, Puerto Rico y Miami, con una superficie de 1,1 millones de km^2). A lo largo de los siglos han desaparecido infinidad de barcos y aviones, y no se han encontrado sus restos a día de hoy.

Una de las teorías más probables es que las tormentas que se forman en este lugar del océano Atlántico darían lugar a olas devastadoras, vientos intensos, tormentas, etc. Estas, unidas a las corrientes marinas, serían capaces de hundir y arrastrar cualquier resto, haciendo imposible su localización.

Estos 5 fenómenos curiosos nos desvelan que existen algunos fenómenos meteorológicos extraños y curiosos que podrían no tener una explicación tan sencilla como parece.

 

Vía: Tiempo /Revista RAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *