Agua Medio ambiente Polución ambiental Vida animal

Cientos de tiburones y rayas enredados en plástico

Un nuevo estudio bibliográfico y apoyado en los datos recogidos en redes sociales ha demostrado que los desechos plásticos también suponen una trampa mortal para estas especies animales que, en principio, se intuían menos susceptibles a la contaminación por plásticos.

Los científicos de la Universidad de Exeter han realizado una revisión bibliográfica sobre el impacto de los residuos plásticos en varias especies de tiburones y mantas y, a pesar de lo que podían pensar inicialmente, el problema es mucho mayor de lo esperado.

Los resultados, recogidos en el estudio titulado «A global review of shark and ray entanglement in anthropogenic marine debris»se publican esta semana en la revista especializada Endangered Species Research y han dado la voz de alarma sobre el problema del plásticos en los mares en estas especies.

Los investigadores informan que durante su estudio se han encontrado con más de 1.000 casos en los que diversas especies de condrictioselasmobranquios holocéfalos fueron hallados enredados o atrapados por elementos plásticos de diversa índole, sin embargo afirman que este número podría ser mucho mayor ya que muy pocos estudios se han centrado concretamente en este tipo de casos.

El problema de las redes de pesca

De dicha publicación se desprende que en su mayoría la problemática involucra útiles de pesca perdidos o desechados, y que aunque esta es una «amenaza mucho menor» para los tiburones y las rayas comparada otras como la pesca comercial, el sufrimiento que causa supone una preocupación importante para el bienestar animal.

«Un ejemplo en el estudio es el de un tiburón mako de aleta corta hallado, al que le rodea una cuerda de pesca», explica Kristian Parton, del Centro para la Ecología y la Conservación en el Recinto de Penryn de Exeter, en Cornwall. «El tiburón claramente había seguido creciendo después de enredarse, por lo que la cuerda, que estaba cubierta de percebes, se había clavado en su piel y había dañado su columna vertebral».

«Aunque no creemos que estos enredos sean una amenaza importante para el futuro de tiburones y las rayas, es importante comprender la variedad de amenazas que enfrentan estas especies, que se encuentran entre las más vulnerables en los océanos«, continúa Parton.»Además, se trata de un problema real de bienestar animal porque los enredos pueden causar dolor, sufrimiento e incluso la muerte», añade.

La cara amable de las redes sociales

Por su parte, el profesor Brendan Godley, coordinador de la estrategia marina de la Universidad de Exeter y coautor del estudio añade que «debido a las amenazas de la pesca excesiva de tiburones y rayas, así como de su captura accidental durante la pesca de otras especies, el tema de estos enredos tal vez ha quedado en los últimos tiempos en un segundo plano».

«En nuestro estudio nos propusimos remediar esto, por lo que fue el primero en utilizar Twitter para recopilar dicha información, lo que mostró enredos de especies, y en lugares, hasta el momento no registrados en los documentos académicos»

La revisión de los estudios científicos anteriores encontró informes de 557 tiburones y rayas enredados en plástico entre los que se encontraban 34 especies distintas de los océanos Atlántico, Pacífico y del mar de La India. Casi el 60% de estos animales correspondían con especies como la pintaroja, la mielga o el pez rata moteado.

Por otro lado, en Twitter, los investigadores encontraron 74 informes de enredos que involucraban a 559 tiburones individuales y rayas de 26 especies, incluidos tiburones ballena, grandes tiburones blancostiburones tigre y tiburones peregrinos.

De ambas fuentes de datos se extrae que las «artes de pesca fantasma» -redes, mallas y otros equipos perdidos o abandonados- fueron, con una gran diferencia, los objetos de enredo más comunes. Entre otros artículos también se incluían bandas de sujeción usadas en el embalaje, bolsas de polietileno y neumáticos de caucho.

Así mismo el estudio identificó varios factores que parecen poner en riesgo a ciertas especies. Entre estos se incluye el hábitat, ya es más probable que los tiburones y las rayas en el océano abierto se enreden. También son susceptibles las especies que viven en el fondo marino, donde los materiales como las redes cargadas con peces muertos se hunden y atraen a los depredadores, que a su vez quedan atrapados. Y del mismo modo las especies que cubren largas distancias migratorias muestran un mayor riesgo de encontrarse atrapados por los residuos plásticos.

Los investigadores por su parte afirman que aún se necesita realizar una exhaustiva investigación por lo que siguen trabajando con la organización Shark Trust quienes han puesto a disposición en su portal web un formulario para que cualquier usuario pueda informar sobre la localización de futuros enredos, y así recopilar los datos necesarios para seguir luchando por el bienestar de estas especies marinas.

Vía: nationalgeographic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *