Curiosidades y rarezas

Burbujas de Jabón bajo cero

Las bajas temperaturas del invierno (en otra parte del mundo) logra congelar burbujas de jabón en los -33 grados F (-36°C).

Burbuja helada
Algunas de las fotos se tomaron bajo el sol, en un lugar parcialmente sombreado y completamente bajo la sombra, a modo de lograr diversos resultados. Algunas de las burbujas se congelaron del todo; otras, sólo lo hicieron parcialmente y unas cuantas incluso explotaron en cuanto estuvieron bajo el sol.

Burbuja fria

Burbuja congelada

La sensación térmica

Si en una mañana de invierno la temperatura es de 0 ºC y existen condiciones de calma (sin viento), si estamos normalmente abrigados no sentimos frío. Pero a la misma temperatura y con viento de 40 Km/h, la sensación térmica equivale a una temperatura de -15ºC (15ºC bajo cero). En la siguiente tabla puedes calcular la sensación térmica por efecto del viento.

Burbuja bajo ceto

En el verano el elemento que aumenta la sensación de bochorno es la humedad. Cuando la humedad es elevada, el valor de la sensación térmica es superior al de la temperatura del aire. En este caso la sensación térmica refleja la dificultad que el organismo encuentra para disipar el calor producido por el metabolismo interno y nos sentimos incómodos.

Si en el verano la humedad es baja, la sensación térmica es menor que la temperatura real del aire. En este caso notamos una sensación de bienestar, porque la piel se enfría más debido a una mayor evaporación de la transpiración.

Burbujas congeladas

Cuando la temperatura del aire es menor que 32ºC (temperatura de la piel), el viento disminuye la sensación térmica. En cambio si la temperatura supera los 32ºC la aumenta.

 

Fotografía: Mike Kline, Katie, Tony Giannelli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *