Astronomía Curiosidades y rarezas El tiempo en el mundo

Bienvenida primavera 2018!

Con la llegada de septiembre las temperaturas empiezan a elevarse. Y el humor de las personas también mejora, según indican los expertos. Este año la primavera comenzará el 22 de septiembre en el hemisferio sur.

Con el cambio de estación de invierno a primavera, son distintos los factores que comienzan a notarse en el panorama diario. Árboles que empiezan a recuperar el follaje, florecimiento de plantas, y un sol intenso son parte de lo más notorio. Y para mal de los alérgicos, la polinización da paso a diversas molestias.

Otro de los efectos de la llegada de la primavera es mayor cantidad de luz, haciendo el día más largo. Y con mayor absorción de luz, el organismo humano incrementa los niveles de la melatonina y serotonina mejorando la sensación de vitalidad y alegría, según indican los expertos.

Pero la pregunta que muchos se hacen es cuándo inicia esta temporada. La respuesta se sitúa en el equinoccio de primavera que no se produce exactamente en la misma fecha. Esto llevaba a la confusión de que siempre la estación cambia el 21 de septiembre.

Por ejemplo, en este 2018 la primavera inicia el sábado 22 de septiembre, hasta el viernes 21 de diciembre con el solsticio de verano. Pero, en 2015, el paso de una estación a otra se dio un 23 de septiembre.

El cambio de estación según el hemisferio

El ecuador celeste es un gran círculo trazado en la esfera celeste en el mismo plano que el ecuador, o lo que es lo mismo, su proyección en el espacio. Esta línea imaginaria divide el cielo en dos mitades: hemisferio norte celeste y hemisferio sur celeste. Perpendicular a dicha recta se encuentra otra, la eclíptica, que recorre la bóveda celeste de norte a sur y marca la trayectoria del Sol en el firmamento a lo largo del año, el cual se desplaza aparentemente ante nuestros ojos a causa del movimiento de translación de la Tierra.

prese-primavera

 

La eclíptica está inclinada 23,5 grados con respecto al ecuador celeste, de forma que la corta en dos puntos, conocidos como Aries y Libra. Cuando el Sol, en su transición hacia el hemisferio norte, se sitúa en el punto Aries, uno de los puntos en los que convergen ambos planos, se produce el inicio de la primavera (22 de septiembre en el hemisferio sur). En esta época del año, la duración del día y la noche prácticamente coinciden, y por eso, a esta circunstancia se la llama también equinoccio de primavera.

Pasados 92 días y 18 horas desde tal fecha, el Sol alcanzará una inclinación de 73º sobre el horizonte terrestre (en la eclíptica) y habrá comenzado el verano. Mientras tanto, queda disfrutar de una estación que atregua las temperaturas extremas y proporciona tres minutos más de luz solar cada día, y que, según las últimas investigaciones, produce un efecto beneficioso en nuestro reloj biológico, haciendo que nos sintamos más sanos, dinámicos, optimistas y enérgicos.

Vía: territoriodigital.com / muyinteresante.es/ciencia Y centrodelalergico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *