Sin clasificar

Australia sacrifica 10.000 camellos salvajes

Los animales introducidos por los colonos el siglo XIX se han convertido en una plaga en algunas zonas de Australia Meridional y afirman que aportan para la escases de agua.

Cazadores disparando desde helicópteros contra grupos de dromedarios y camellos salvajes.

La escena puede parecer un ataque injustificado contra los animales pero es que en algunas zonas del estado de Australia Meridional, los rebaños silvestres (cimarrones) de dromedarios (Camelus dromedarius) y camellos bactrianos (Camelus bactrianus) se han convertido en un grave problema para las poblaciones humanas aborígenes y varios grupos de la fauna autóctona.

Los dromedarios y camellos fueron introducidos en Australia por los colonos a finales del siglo XIX como medio de transporte pero finalmente se han convertido en una plaga en algunas zonas. Los expertos calculan que en el centro y sur de Australia viven sin control más de un millón de dromedarios y camellos.

Las autoridades de Australia Meridional consideran que los rebaños “extremadamente grandes” existentes en la actualidad han estado invadiendo las comunidades rurales, amenazando la escasez de alimentos y agua potable, dañando la infraestructura y creando peligro para los conductores.

La campaña de control selectivo de dromedarios y camellos se ha acelerado por la sequía que afecta la región en los últimos meses en zonas como Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY), hogar de unos 2.300 indígenas en el noroeste de Australia Meridional.

Los pueblos aborígenes de la reserva de APY «se ven incapaces de gestionar la magnitud del número de camellos que se congregan (alrededor de las fuentes de agua) en condiciones de sequía», informa un comunicado del Ministerio del Ambiente y del Agua del estado de Australia Meridional.

Una señal de tráfico en la Llanura de Nullarbor (Australia) avisa de la presencia del camello salvaje, el canguro y el uómbat de hocico peludo del sur
Una señal de tráfico en la Llanura de Nullarbor (Australia) avisa de la presencia del camello salvaje, el canguro y el uómbat de hocico peludo del sur (John W Banagan / Getty)

El comité ejecutivo de APY ha confirmado que la operación de caza será realizada por equipos de francotiradores profesionales desde helicópteros, y tendrá una duración de al menos cinco días.

El gerente de Tierras de los APY, Richard King, dijo a la cadena ABC que se aprovechará el momento en que los camellos se acerquen al agua para matarlos.

«Eso nos brinda una oportunidad para cazarlos cuando están todos juntos, porque normalmente se desplazan por el desierto en manadas más pequeñas. Así que el momento en el que están todos juntos es un bueno para sacrificarlos y extraer algunos de los animales que están destruyendo parte de nuestra vegetación nativa», ha indicado Richard King. JEC

Vía: lavanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *