El rayo que demoró la salida del transbordador Discovery

rayo_cabo_kennedy_encabezado

Con frecuencia escuchamos en las noticias que el lanzamiento de alguno de los transbordadores espaciales se postergó debido a las condiciones meteorológicas reinantes. Esta imagen tomada el pasado 26 de agosto lo demuestra de forma dramática: un potentí­simo rayo cayó peligrosamente cerca del punto de lanzamiento del transbordador espacial Discovery.

Sigue leyendo

La Cascada de Sangre

Cascada de Sangre - Glaciar Taylor, Antártida

Entre las numerosas maravillas naturales presentes en la Antártida, se destaca la Cascada de Sangre, una fuente de agua salada y de un intenso color rojizo que emana ocasionalmente del glaciar Taylor, y que tiene todo el aspecto de una herida abierta en pleno corazón del Continente de Hielo. Pero el aspecto más sorprendente de la Cascada de Sangre es que en su interior alberga la posibilidad de explicar la presencia de vida extraterrestre en ambientes inhóspitos y carentes de oxí­geno.

La Cascada de Sangre se encuentra en la región de los Valles Secos, uno de los pocos sectores de la Antártida desprovistos de hielo y que es considerado como uno de los desiertos más extremos del mundo, debido a las escasí­simas precipitaciones registradas durante el año. En los Valles Secos se encuentran múltiples glaciares, cada uno de ellos con diferente composición quí­mica; algunos están compuestos por agua dulce y otros contienen agua salada, como el glaciar Taylor, en donde se encuentra la Cascada de Sangre, cuyo origen continúa siendo un misterio para la comunidad cientí­fica.

Cascada de Sangre - Glaciar Taylor, Antártida
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200

Desde la década de 1960, los cientí­ficos saben que el color rojo que tiñe a la Cascada de Sangre proviene de la acumulación de óxido de hierro en las sales del glaciar, pero durante muchos años no se pudo determinar su procedencia. La teorí­a más plausible estima que hace varios millones de años, el Valle de Taylor fue inundado por el Mar de Ross, como un fiordo. El clima cambió y el mar se retiró, dejando el valle ocupado por un gran lago salado. Con el avance del Glaciar Taylor, los depósitos de sal acumulados durante millones de años bajo 400 metros de hielo, llegaron finalmente hasta el borde del glaciar y comenzaron a ser expulsados, tomando el color rojizo caracterí­stico de las manchas de óxido al mezclarse con el óxigeno del exterior.

Pese a las inclementes condiciones de la Cascada de Sangre, asolada por frí­os intensos, precipitaciones mí­nimas y dentro de un lago saturado de hierro y azufre, recientemente se descubrió la presencia de bacterias en las profundidades del glaciar Taylor, prosperando en este entorno aparentemente tan poco propicio para la vida. De acuerdo a un estudio publicado por la revista cientí­fica Nature, estas bacterias han estado aisladas del mundo exterior por más de un millón y medio de años, y sin embargo han conseguido crecer y multiplicarse, desafiando todas las probabilidades.

La investigadora de la Universidad de Darmouth Jill Mikucki ha estudiado durante años a estos microorganismos, comprobando que son capaces de metabolizar el hierro y el azufre, esencialmente obteniendo energí­a de todo lo que encuentran en el lago sin necesidad de depender de la luz solar ni del oxí­geno, a diferencia del resto de los seres vivientes de la Tierra.

El descubrimiento de las bacterias en la Cascada de Sangre abre las puertas para considerar la existencia de vida en otras partes de nuestro Sistema Solar que presentan condiciones similares, tales como el planeta Marte o Europa, una de las lunas de Júpiter. Tal vez, bajo las espesas capas de hielo de dichos cuerpos celestes, encontraremos algún dí­a los primeros indicios de verdadera vida extraterrestre.

La fotografí­a de la Cascada de Sangre que ilustra este artí­culo fue tomada en noviembre de 2006 por Peter Rejcek, de la National Science Foundation, y forma parte de la biblioteca Antarctic Photo Library publicada por dicha institución. Hemos preparado la imagen para ser utilizada como fondo de escritorio; para ello, se debe hacer click sobre el enlace correspondiente a la resolución deseada, y una vez abierta la imagen, pulsar el botón derecho del mouse sobre ella y seleccionar la opción ‘Establecer como fondo’ en el menú del navegador.

El auto y el arco iris

El auto y el arco iris

El eximio fotógrafo de National Geographic Paul Nicklen descubrió qué es lo que se encuentra en el extremo de un arco iris. Y no es ningún duende sentado sobre un cofre con monedas de oro, sino… ¡un automóvil! Para que ustedes mismos puedan comprobar el descubrimiento de Nicklen, les presentamos esta espectacular fotografí­a que también podrán utilizar como fondo de la pantalla de su PC.

El auto y el arco iris
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200

Recordemos que el fenómeno del arco iris se produce cuando los rayos del Sol atraviesan las partí­culas de humedad suspendidas en la atmósfera, haciendo que los haces de luz se dividan mostrando el espectro de colores que los componen.

Paul Nicklen tuvo la increí­ble fortuna de encontrarse en esa solitaria carretera, el lugar exacto en que se formaba un arco iris; mientras que todos nosotros tuvimos la increí­ble fortuna de que un talentoso fotógrafo como él pudiera tomar esta imagen única y tan especial, que ahora podemos disfrutar y admirar.

Para utilizar esta hermosa fotografí­a como fondo de pantalla, se debe hacer click sobre el enlace correspondiente a la resolución deseada, y una vez abierta la imagen, pulsar el botón derecho del mouse sobre ella y seleccionar la opción ‘Establecer como fondo’ en el menú del navegador.

Relámpagos sobre el volcán Redoubt (Alaska)

Relámpagos sobre el volcán Redoubt, Alaska

Apenas el volcán Redoubt comenzó a mostrar señales de reactivación en enero, un equipo de cientí­ficos se apresuró a instalar una serie de sensores de radiofrecuencia en el sur de Alaska. Cuando empezaron las erupciones el 22 de marzo, los instrumentos del Lightning Mapping Array detectaron los espectaculares relámpagos que vemos en las fotografí­as de esta nota, además de obtener valiosa información sobre la electricidad que se produce dentro del cráter de los volcanes.

Se trata de la primera vez que se registra la erupción de un volcán justo desde su comienzo. El doctor Ronald Thomas, uno de los principales investigadores del proyecto, comentó: “obtuvimos todos los datos que esperábamos y muchos más. La cantidad y calidad de la información conseguida nos servirá para comprender mucho mejor la estructura de las cargas eléctricas que se forman en el interior de los cráteres volcánicos”.

Relámpagos sobre el volcán Redoubt, Alaska
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200

Los relámpagos se producen con frecuencia durante las erupciones volcánicas. Muchos de ustedes recordarán las increí­bles imágenes que publicamos hace algún tiempo sobre los relámpagos en el volcán Chaitén, en Chile, pero casi siempre la inaccesibilidad de los volcanes o la densidad de las nubes de cenizas impiden observarlos en detalle. En esta oportunidad, los instrumentos instalados por los cientí­ficos permitieron atravesar la cortina de nubes para analizar con precisión la intensa actividad eléctrica dentro de las entrañas del volcán Redoubt.

Relámpagos sobre el volcán Redoubt, Alaska
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200

“Con cada destello de los relámpagos, fuimos capaces de monitorear cómo se moví­an dentro de las nubes y en qué dirección”, destacó Thomas. “Si combinamos nuestras teorí­as con las de la formación de relámpagos dentro de las nubes de tormenta, podremos aprender mucho sobre ambas clases de relámpagos”.

Sólo durante su primera semana de actividad, el volcán Redoubt produjo más de 20 erupciones explosivas. La mayoria de las erupciones volcánicas atraviesan distintas etapas. En el caso del Redoubt, las etapas de actividad explosiva fueron seguidas por fases de emisión violenta de cenizas, gases y rocas. En el perí­odo comprendido entre cada una de las erupciones explosivas, se observaron diferentes fases de actividad eléctrica.

El profesor de Fí­sica Paul Krehbiel lo explicó de la siguiente manera: “Primero vemos una fase eruptiva o explosiva. La actividad eléctrica es fuerte y continua. En esta fase se produce un gran número de pequeñas descargas eléctricas a medida que los gases del volcán emergen a gran temperatura. Luego de la erupción, se produce la fase de relámpagos en el penacho del volcán. Estos relámpagos se registran entre el cráter y la espesa nube de cenizas y vapor de agua lanzados por el volcán.”

Erupción del volcán Redoubt, Alaska

El monte Redoubt manifestó una prolí­fica emisión de relámpagos durante su primera semana de violentas erupciones, que fueron captadas por los sensores del Ligthning Mapping Array, para luego ser analizadas por potentes computadoras que podrán revelarnos el origen de los relámpagos. Las emisiones de radiofrecuencia producidas por los relámpagos del volcán fueron tan intensas que las transmisiones de televisión locales se vieron interrumpidas debido a la fuerte interferencia eléctrica.

Lo más probable es que la actividad del volcán Redoubt no vaya a disminuir por el momento. De hecho, las erupciones más intensas se produjeron durante los últimos dí­as. Esta imagen fue captada por el satélite Aqua de la NASA el 7 de abril de 2009 y permite observar el espeso penacho del Redoubt siendo arrastrado por el viento en dirección sureste.

Imagen satelital - Erupción del volcán Redoubt - 7 de abril de 2009

Click sobre la imagen para ampliarla

Esta otra fotografí­a, tomada desde el satélite japonés MTSAT a 38500 kilómetros de altura sobre la Tierra, nos brinda una asombrosa imagen de la nube de cenizas del volcán Redoubt, asomando sobre la capa de nubes que rodeaba a la atmósfera el 23 de marzo de 2009.

Erupción del volcán Redoubt - 26 de marzo de 2009

Click sobre la imagen para ampliarla

Aunque las dos imágenes que seleccionamos sobre la actividad eléctrica del volcán Redoubt no poseen una resolución óptima, consideramos que debido a su importancia documental muchos de ustedes igualmente querrán utilizarlas como fondo del escritorio de sus PCs. Ambas fotografí­as fueron tomadas durante la primera noche de la erupción por Bretwood Higman, y podrán encontrar más imágenes en su blog. Recuerden que tendrán que elegir la resolución más apropiada para su pantalla haciendo click sobre el enlace correspondiente y a continuación establecer la imagen como fondo de escritorio, pulsando el botón derecho del mouse.

Erupción de un volcán submarino en Tonga (Pacífico Sur)

Erupción de un volcán submarino en Tonga (Pací­fico Sur)

Una vez más la Naturaleza nos sorprende con imágenes de increí­ble espectacularidad. En esta oportunidad se trata de la erupción de un volcán submarino en Tonga, un archipiélago del Océano Pací­fico Sur. El volcán se activó de forma inesperada luego de un maremoto de intensidad 4.4 que tuvo lugar el pasado viernes 13 de marzo. La erupción se produjo literalmente desde el fondo del mar, esparciendo humo y cenizas a varios cientos de metros de altura.

El geólogo Kelepi Mafi aseguró que los residentes de las islas Tongatapu y Nuku’alofa, las más cercanas al volcán, se encontraban fuera de peligro. Sin embargo, en el dí­a de hoy se registró un nuevo maremoto, esta vez de magnitud 7.9, y se lanzó además un alerta de tsunami debido al fuerte oleaje provocado por los movimientos sí­smicos. El geólogo Mafi declaró también que la erupción podrí­a señalar la reaparición de una pequeña isla que surgió del mar en el año 2002, para luego volver a sumergirse.

Erupción de un volcán submarino en Tonga (Pací­fico Sur)
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200

Erupción de un volcán submarino en Tonga (Pací­fico Sur)
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200

La erupción del volcán se produjo bajo el Océano Pací­fico, a diez kilómetros de distancia de la isla Tongatapu, la más importante del archipiélago. Cabe destacar que en ese sector existen más de 36 volcanes submarinos y que la mayorí­a de las islas de la región son de origen volcánico.

Erupción de un volcán submarino en Tonga (Pací­fico Sur)
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200

Erupción de un volcán submarino en Tonga (Pací­fico Sur)
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200

Un equipo de cientí­ficos se encontraba estudiando el volcán en el momento de la erupción, lo que permitió obtener el video y las fotografí­as que vemos en esta nota, que fueron publicadas originalmente por el diario Boston Globe en su sección The Big Picture (que ya hemos recomendado especialmente en otras ocasiones). Las fotografí­as son obra de Dana Stephenson.

Erupción de un volcán submarino en Tonga (Pací­fico Sur)
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200

Erupción de un volcán submarino en Tonga (Pací­fico Sur)
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200

Las impactantes imágenes del volcán submarino en erupción que aquí­ les presentamos, pueden ser utilizadas como fondos de pantalla. Para ello, se debe hacer click sobre el enlace correspondiente a la resolución deseada, y una vez abierta la imagen, pulsar el botón derecho del mouse sobre ella y seleccionar la opción ‘Establecer como fondo’ en el menú del navegador.

Erupción de un volcán submarino en Tonga (Pací­fico Sur)
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200

Erupción de un volcán submarino en Tonga (Pací­fico Sur)
800 x 6001024 x 7681280 x 10241600 x 1200