Calentamiento global Derecho ambiental Medio ambiente Polución ambiental

75 por ciento de las áreas productivas de la Tierra están “rotas”

Como un teléfono celular roto que solo puede enviar mensajes de texto o tomar fotos, pero no hacer una sola llamada, más del 75 por ciento de las áreas terrestres de la Tierra han perdido parte o la mayoría de sus funciones, lo que socava el bienestar de los 3.200 millones de personas que dependen de ellas para producir cultivos alimentarios, proporcionar agua limpia, controlar inundaciones y más.

Estas tierras, una vez productivas, se han convertido en desiertos, están contaminadas o se han deforestado y convertido para la producción agrícola insostenible. Este es un importante contribuyente al aumento de los conflictos y la migración masiva de seres humanos, y si no se controla, podría forzar la migración de hasta 700 millones para el año 2050, según la primera evaluación mundial exhaustiva de la degradación de la tierra, publicada en marzo de este año en Medellín, Colombia.

La degradación de la tierra, incluida la deforestación, la erosión del suelo y la salinidad y la contaminación de los sistemas de agua dulce, también está llevando a las especies a la extinción y agravando los efectos del cambio climático, concluye el informe. Fue escrito por más de 100 expertos líderes de 45 países para la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES). IPBES es el “IPCC para la biodiversidad”, una evaluación científica del estado de la vida no humana que conforma el sistema de soporte vital de la Tierra. El viernes se publicó un importante informe complementario que documenta la rápida y peligrosa disminución de la biodiversidad. Exigió cambios fundamentales en la forma en que vivimos, dirigimos nuestras sociedades y la economía.

“Este es un tema extremadamente urgente que debemos abordar ayer”, dijo Robert Scholes, un ecologista sudafricano y copresidente de la evaluación. “La degradación de la tierra está teniendo el mayor impacto en el bienestar de la humanidad”, dijo Scholes en una entrevista en Medellín.

Según el informe, las actividades humanas, principalmente las relacionadas con la agricultura y la urbanización, han destruido o degradado el suelo, los bosques y otros recursos naturales de la vegetación y el agua en todas partes. Los humedales han sido los más afectados, con el 87 por ciento perdido a nivel mundial en los últimos 300 años. Los humedales continúan siendo destruidos en el sureste de Asia y la región del Congo, principalmente para plantar árboles de palma aceitera.

Menos del 25 por ciento de la superficie terrestre de la Tierra ha escapado a los impactos sustanciales de la actividad humana, y para 2050, esto habrá disminuido a menos del 10 por ciento. La mayor parte de estas pérdidas futuras de tierras se producirán en América Central y del Sur, África subsahariana y Asia. Los únicos lugares que quedarán relativamente no afectados serán las regiones polares y la tundra, las montañas altas y los desiertos, según el informe.

Hay poca conciencia pública y la mayoría de los gobiernos no la considera un tema urgente. La única manera de detener el declive es a nivel local, y a través de las elecciones que cada uno de nosotros hacemos, dijo.

Esas opciones incluyen elegir comer menos carne y comprar alimentos a productores locales que utilizan las prácticas agrícolas más sostenibles. Hasta el 40 por ciento de los alimentos se desperdician a nivel mundial en varios puntos, desde granjas hasta refrigeradores con exceso de relleno, dijo Robert Watson, Presidente de IPBES. Los países también deben terminar sus subsidios a la producción en la agricultura, la pesca, la energía y otros sectores, dijo Watson a Motherboard.

Los países ricos deben asumir la responsabilidad por los impactos que pueda tener su consumo de productos importados. El paisaje rural del Reino Unido es una atracción turística porque el país importa entre el 35 y el 40 por ciento de sus alimentos de otros países, dijo Watson. “La gente no ve los impactos de su consumo”.
Anuncio

Poner fin a la degradación de la tierra y restaurar las tierras dañadas proporcionaría más de un tercio de las actividades de mitigación de gases de efecto invernadero más rentables requeridas para 2030 para mantener el calentamiento global por debajo de 2 ° C. Y hacer esto costaría al menos tres veces menos que no hacer nada y crearía medios de vida y empleos mucho mejores para la gente local, dijo Watson.

“Implementar las acciones correctas para combatir la degradación de la tierra puede transformar las vidas de millones de personas en todo el planeta, pero esto será más difícil y más costoso cuanto más demoremos en actuar”, dijo.

Fuente: ecoportal

 

Una respuesta

  1. comer menos carne, caminar más y no solamente de autos y bus, vivir en casas y no en edificios, compartir autos para ir y volver del laburo, etc, etc.. pero lo peor de todo, es la industria de la carne soya, maiz y trigo además de los autos, las industrias, las mayores corporacciones. hay q cambiar d todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *