Curiosidades y rarezas El clima

16 septiembre Día Mundial de la Capa de Ozono

16 sep. Día Mundial de la Capa de Ozono: Frente al cambio climático “Un consenso por la vida”. Informa Erik Quiroga.

Como promotor del “Día internacional de la Capa de Ozono” a celebrarse el próximo 16 de septiembre, el cual conmemora la firma del “Protocolo de Montreal” (16/09/1987) considero oportuno destacar la utilidad del citado acuerdo internacional como modelo para un consenso internacional frente al cambio climático, uno de los grandes desafíos para Humanidad.

En relación a lo expuesto, el 29/12/ 2003 ocurrió un grave deterioro de la capa de ozono sobre los Andes, en las inmediaciones del volcán Licancabur en el dpto. de Potosí en Bolivia ,al registrarse un índice de UV 43.1, el más alto sobre la superficie de la Tierra, equivalente a casi cuatro veces al índice extremadamente alto de radiación UV que es 11, similar al existente en el planeta Marte en sus inicios.

La evidencia del citado evento del año 2003, está sustentada en una investigación científica dirigida por Nathalie Cabrol, Directora del Centro Carl Sagan del Instituto Para la Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre -SETI-,y el Centro de Investigación Ames de la NASA ,publicada, el 8/07/2014, por la revista científica “Frontiers in Environmental Science”.

Según la referida investigación el citado debilitamiento ocurrió al combinarse dos eventos provocados por el hombre con un evento natural: Alta presencia en la atmósfera de sustancias agotadoras de la capa de ozono de origen industrial, grandes incendios forestales en la selva amazónica y una gran tormenta solar.

Este año a más de 15 años del mencionado evento se presentó una situación similar, los resultados del Protocolo de Montreal marcaron la diferencia:

Una tormenta solar entre el 28 de agosto al 2 de septiembre impacto el planeta, coincidió con grandes incendios forestales en el Amazonas, la eficacia del Protocolo de Montreal, al lograr la eliminación de gran parte de las substancias agotadoras de la capa de ozono y su recuperación, evitaron un evento que pudo ser de mayores proporciones al ocurrido en el año 2003.

Con relación a los grandes incendios forestales en la Región Amazónica, en África (Angola y República Democrática del Congo) y en la Región Ártica (Alaska, Canadá y Siberia) podrían incrementar la temperatura superficial del planeta, por la emisión de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono.

De acuerdo a la estación Mauna Loa de Hawai, el dióxido de carbono llegó el pasado mes de mayo a 415.50 partes por millón (ppm), el más alto en tres millones de años según el Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK) de Alemania.

Lo anteriormente expuesto nos lleva a una reflexión necesaria sobre lo que ocurre cuando la extrema contaminación del planeta, generada por el hombre, se combina con grandes eventos naturales.

Una de las situaciones más peligrosas que pueden llevar a una catástrofe humana está relacionada con la combinación del extremo calentamiento superficial de los mares y océanos, ocasionada en parte por los efectos de los gases de efecto invernadero industriales con los ciclones tropicales.

Según los expertos en el tema, no hay evidencias que demuestren que el calentamiento global aumente la frecuencia de los huracanes, el aumento de la citada frecuencia en el Atlántico desde mediados de los 90, es debida a cambios naturales en la circulación de los vientos.

Los modelos elaborados por citados expertos sugieren que el cambio climático reduce el número de ciclones tropicales, pero aumentan su intensidad, los huracanes se forman sobre aguas que tienen una temperatura de 27° C.

Por cada grado centígrado de calentamiento global, la atmósfera puede retener un 7% más de humedad y esto hace que las tormentas sean más intensas cuando se producen.

El promedio de temperatura de la superficie del mar han estado aumentando, y algunas regiones del Atlántico Norte y el Golfo de México están más calientes ahora que el promedio, cuanto más cálidas sea el agua superficial del mar, más intensas son las tormentas que se forman.

Por lo anteriormente expuesto es grave la amenaza real a la vida y a las propiedades de los habitantes de la citada región, una combinación de un año extremadamente cálido con una intensa temporada de huracanes (de junio a noviembre) podría ser catastrófica.

Las altas temperaturas superficiales entre Atlántico Norte y el Golfo de México podrían marcar una temporada con formación de superhuracanes con un poder devastador sobre la Región del Caribe hasta la Región Sur de Norteamérica.

Una disminución de la temperatura de los océanos en un plazo determinado se lograría con un acuerdo internacional que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero.

Del 2 al 13 de diciembre del 2019 se realizará en Santiago de Chile la 25ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, es una gran oportunidad para un consenso en defensa y preservación de la vida de nuestro planeta.

Erik Quiroga

Promotor de la creación del “Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono”, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas (Resolución 49/114 del 23/01/95) promovido el 16 de septiembre.


Vía: Tiempo (Revista RAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *